Uriel Lozano valora y quiere mucho a Dante Alarcón, su representante, a quien conoce casi desde sus inicios. Por supuesto, el sentimiento es mutuo. Dante maneja la agenda del cantante junto a su esposa, Florencia Mazzaferri, heredera de una historia grande en la movida tropical, escrita por su recordado padre, Roberto, quien supo tener en su agencia a Lía Crucet, Pocho La Pantera y El Monstruo Sebastián, entre muchísimos otros, cada uno en su momento de mayor esplendor.