En MDT 144 contó de su presente laboral, de su hijo cantante y de su “soltería”

Sin pareja, pero nunca solo. Esa es su definición para este momento de su vida sentimental. Uriel Lozano cuenta que está muy bien en esta etapa, en lo personal y también en lo laboral.

-El 2018 fue muy bueno y este año también se van dando cosas muy lindas –le cuenta a MDT-. Ahora estoy empezando a trabajar con la oficina de Ricardo Casquero, una persona a la que quiero y valoro mucho. El fue mi primer representante. Cuando arranqué con el Grupo Trinidad, él estaba con nosotros.

Uriel recuerda aquellos inicios. Tenía 17 años, cantaba en una banda de barrio llamada “Swing” y repartía diarios para el puesto familiar, que había iniciado su bisabuelo y que en ese momento dirigía su madre.

En una larga nota relató anécdotas  de sus inicios, nada menos que en el Grupo Trinidad y para reemplazar  a una gran figura del momento en el género santafesino.

Debutó en un baile en la provincia de Corrientes y cuenta que no le fue bien, simplemente porque la gente esperaba a quien había dejado la banda hacía muy poco. Mucha gente no sabía que ya no cantaba Leo Mattioli y no esperaba a ese chiquilín que subió al escenario con más nervios que otra cosa.

En la nota que publica MDT 144, Uriel habla de su presente, de los nuevos temas grabados y de su vida personal. También, de su hijo Gerónimo, que comenzó la carrera de cantante casi con la misma edad en la que empezó él.

El cantante santafesino le reveló a MDT los consejos que le da a Gerónimo para esta difícil profesión que eligió.