Quienes le tienen mucha confianza, le señalan el “tatoo” y la saludan: “¿Qué hacés, perrita malvada”, haciendo un paralelismo con expresiones muy populares hoy en día en el conurbano bonaerense. “Perro, perri o perrita” son términos cariñosos, así que nadie se ofende.

Rocío Quiróz luce este tatuaje entre muchos otros que lleva en todo el cuerpo. Es fanática de estos mensajes. Sentimientos, creencias y agradecimientos están volcados a su piel.