La cantante Magui Olave, prima de Ulises Bueno, festejó el nuevo título internacional de River junto a su esposo Matias Suárez

Magui Olave es prima hermana de Ulises Bueno y, por supuesto, también lo era del “Potro” Rodrigo. Sus madres son hermanas. Ellas tienen otro hermano famoso: Juan Carlos Olave, ex arquero de Belgrano y River, hoy manager general del “Pirata” cordobés.

Magui está vinculada a la música no sólo por sus primos. Su papá, Alberto Campos, es baterista e integró desde siempre la histórica banda de Rodrigo Bueno.

Por eso no extrañó que Magui comenzara a cantar desde muy chiquita y a los 14 se sumó como corista a la banda de su primo Ulises, con quien estuvo 9 años, hasta que decidió hacerse solista.

En el medio, entre baile y baile, a través de un amigo de su papá y también ex integrante de la banda de Rodrigo, Magui conoció a un joven futbolista, con quien se puso de novia y luego se casó: Matías Suárez.

Matías es también muy amigo de Ulises. Y gracias a ese sentimiento, Ulises ya no se burla tanto del “Millonario”. Él es de Belgrano de Córdoba, por tradición familiar, y como todos los “Piratas”, uno de sus mayores orgullos es haber mandado a la B Nacional a River.

También como a todos los fanáticos “Piratas”, a Ulises no le gustó que su amigo y primo Matías Suárez firmara con River, aunque entendió que se trataba de una gran oportunidad profesional. Y hoy en día, con su primo convertido en figura del “Millonario”, se alegra por los títulos del club de Núñez.

Toda la familia de Ulises y Magui (como gran parte de Córdoba) están orgullosos por el gran nivel que va alcanzando Matías Suárez, quien había confesado que al aceptar su pase de Belgrano a River lo hacía sobre todo porque de esa manera estaría más cerca de su sueño mayor: La selección nacional.  Y no se equivocó. Fue convocado tras sus primeros partidos con la banda roja y actualmente integra el plantel que jugará la Copa América en Brasil.

Después de convertir el tercer gol del 3 a 0 de River sobre Atlético Paranaense, de Brasil, y conquistar la Recopa Sudaméricana, Matías Suárez recibió a su familia y se sacaron una foto con el trofeo ganado.

A las pocas horas cambió el chip y comenzó a tirar paredes con un tal Lío Messi.