LA BANDA ES MUY CONVOCANTE EN BOLIVIA Y PERÚ, DONDE PASA GRAN PARTE DEL AÑO; ENTRE GIRA Y GIRA VIVEN MÁS DE UN SUSTO.

(Primera parte de la nota publicada en MDT 152)

-Estamos trabajando mucho en Bolivia desde noviembre del año pasado y volveremos al país recién en abril- contó desde Oruro Marcelo Zapana, actual director del Grupo Sombras, un huracán de música norteña que no para de soplar su música incontenible.

La nota se hizo vía telefónica. Marcelo aclara que en medio de esta gira por Bolivia hubo dos recorridas por Salta y Jujuy que también resultaron muy gratificantes para la banda, por el enorme cariño recibido.

-Parece que la gente nos estaba esperando y esa fue una gran caricia en el alma- comenta, con emoción.

-El 23 de noviembre tocamos en Pasión de Sábado en vivo y luego ya emprendimos esta larga gira por Bolivia. En ese programa buscamos transmitir nuestro sentimiento musical y se ve que lo conseguimos porque tuvo muy buena repercusión en todo el país, en todas las provincias argentinas, que nos llegaron cuando ya estábamos de viaje.

-Después de la muerte de Juan, tu papá, el histórico creador del grupo, tomaste la dirección.

-Sí, estoy al frente del grupo, aunque siempre con la colaboración de mi hermano Claudio (primer teclado), nuestro cantante Jonatán Cáceres y todos los músicos que siguen atrás mío.

-Bolivia parece ser la segunda casa de Sombras.

-Sí, es verdad. Desde el 2002 que venimos. La gente nos conoce, nos recibe muy bien, con mucho cariño y responde con su presencia en los lugares a los que vamos. Hacemos muchos eventos privados y públicos. Estamos muy agradecidos a la gente de La Paz, Oruro, Potosí, Sucre, Tarija, Cochabamba y tantos pueblos y ciudades que nos convocan. Acá pasamos las fiestas, con varias presentaciones.

-En las giras siempre andan corriendo. ¿Hay peligros en la ruta?

-Siempre, porque a veces hay cosas que complican todo y los compromisos laborales hay que respetarlos. A veces vivimos anécdotas increíbles (algunas peligrosas). Son las que siempre pasamos los músicos cuando queremos cumplir con los compromisos contraídos.

-Lo que viven ahora debe ser impactante, porque los carnavales en Bolivia son diferentes a lo que se conoce en Argentina.

-De acá fuimos en enero al norte argentino. Y la gente de Salta y Jujuy nos trató de manera maravillosa, nos llenó de emociones. Volvimos para el 21, 22 y 23, tras lo cual regresamos a a Bolivia, más precisamente a la ciudad de Oruro. Se considera que su carnaval es el mejor del mundo. Lo que se muestra allí en esa fecha es realmente impresionante. Y, por suerte, nosotros también fuimos protagonistas allí muchas veces.

(Continuará)