Juan Zapana está orgulloso por todo lo conseguido en la música. El 22 de noviembre, el día de Santa Cecilia, patrona de los músicos, el Grupo Sombras cumplirá 40 años.
-Ese día es nuestro aniversario y esa es la cantidad de años que lleva el grupo. No hace mucho hubo dos festejos, supuestamente de Sombras, y se habló de 35 años en uno y de 38 en otro. Nada que ver. Son 40 años. Y vamos por más…
Sonríe, simplemente, Juan Zapana cuando concluye con su aclaración.En la foto que acompaña esta parte de la nota se ve a Sombras mostrando parte de los premios por discos vendidos que atesora. El grupo ahora anda por Bolivia, en una nueva recorrida que finalizará antes de Navidad. Pasarán esas festividades de Buenos Aires y luego partirán de nuevo porque el 2019 lo recibirán en Perú. Así llevan años. De un lado al otro del país. De una parte a la otra del mundo.
Juan Zapana prefiere no nombrar a nadie cuando hace historia, para no herir susceptibilidades por un lado y para no “agrandar” a otros. Una y otra vez señala que el Grupo Sombras sigue trabajando muy bien en todo el país y también en otros del continente, ahora con dos de sus hijos en la formación y con un cantante (Yonatán Caceres) que interpreta cabalmente la rica trayectoria de la banda.
Marcelo Zapana es percusionista, segunda voz y responsable general del grupo (agenda y producción); Claudio es el segundo tecladista y una de las bases musicales de la banda y Juan, el otro hijo del creador de Sombras, es ingeniero de sonido y tiene que ver con todo lo relacionado con esa área en la banda. Por momentos pareciera que este aporte de la familia a la formación es lo que más enorgullece a Juan Zapana de todo lo que conquistó en la música.
-¿Qué le vas a agradecer a Santa Cecilia este 22 de noviembre?
-Que me haya permitido disfrutar de este aniversario. Pasaron cuatro décadas haciendo música. La música que llevo en mis venas, que es la cumbia. Han pasado por mi grupo grandes cantantes y excelentes músicos. He conocido países y toda mi Argentina. Jamás pensé que mi música pasaría las fronteras. Le soy muy agradecido a Dios, por sobre todas las cosas, y a mi familia por apoyarme siempre. También quiero agradecer el cariño del público en nuestros recitales en vivo y por las redes sociales. El grupo actualmente está muy bien. Me acompañan hace muchos años Marcelo, Yonatán y Claudio, que son los referentes del grupo. La sangre joven. Son chicos muy simpáticos que captan la atención del público femenino. Yo solo miro, jaja.
-Te debe pasar en todas las notas. Es inevitable volver una y otra vez a los inicios del grupo. Seguramente, también en tu memoria.
-Sí, jaja. Uno no se olvida de los inicios, sobre todo cuando son como el nuestro, bien desde abajo. Debe ser porque uno anda a las corridas, sin medios, pero con unos sueños enormes. Me acuerdo que éramos grupo soporte de otros más conocidos. Tocábamos muchas horas y hacíamos toda clase de música: cumbia, rock, baladas y ¡hasta tarantelas!, en cumpleaños, casamientos, bautismos, aniversarios de clubes, todo lo que apareciera…Lo importante para nosotros era tocar. No era tanto por la plata, aunque si llegaba, mucho mejor.
*La nota completa la encontrás en la edición impresa. Buscá la edición 138 en los puestos de diarios y revistas.