…representante con oficina en pleno centro porteño tuvo serio encontronazo con programador de grandes eventos, de larga trayectoria, porque quiso negociar directamente con una banda que él vende en todo el país. Hubo gritos por teléfono e insultos cara a cara, aunque finalmente el programador reconoció su error, pidió disculpas y hubo paz.