“ESTUVIMOS TRES O CUATRO AÑOS CASI SIN LABURAR; HACÍAMOS DOS BAILES, PERO SE NOS CAÍAN CINCO”, REVELÓ DE LOS INICIOS

(Segunda parte de la nota publicada en febrero 2017, en la edición 118 de MDT)

“Considero que como cantante y como grupo tengo una trayectoria intachable, porque jamás salimos a competir con nadie, jamás copiamos a nadie, ni siquiera a nosotros mismos, nunca hicimos un éxito parecido al otro. Por ejemplo “No Aguanto más” gustó, pero no hice el hermanito de “No Aguanto más”; siempre se buscó un cambio, innovar, nos costó mucho, porque nosotros estuvimos tres o cuatro años casi sin laburar, hacíamos dos bailes, pero se nos caían cinco”.

“ El nuestro fue un trabajo de hormiga, no fue de un día para el otro que pegamos un tema y salimos a laburar. Fue andar y andar, meterse en las provincias, hacer kilómetros y kilómetros, generar un circuito que hasta el día de hoy nos convierte en una de las pocas bandas que pueden volver al lugar en el que ya tocamos hace diez años, permanentemente estamos retornando a distintos sitios del país: en el sur, en el norte, en el litoral y aún nos quedan todavía sitios por conquistar”.

“Cuando me preguntan cómo se originó todo esto, cual fue la idea, yo digo que se buscó concretar un sueño y qué mejor sueño para mí, como cantante, que tener al lado mío a los amigos de toda la vida y a mis familiares.

Pipo, el tecladista, es amigo mío desde hace veintipico de años, hoy somos padres los dos y si bien no tenemos una edad avanzada que digamos, crecimos juntos, más de la mitad de nuestras vidas las vivimos arriba de una camioneta haciendo música. Con Moskito lo mismo, fue compañero mío en Malagata, cuando yo tenía 16 años y ahora tengo 33 recién cumplidos. Imaginate los años que tenemos de amistad. A Sergio, el “Enano”, lo conozco del barrio desde chicos. Está nada menos que mi hermano Milton formando parte de todo esto desde que era también un pibito. Mi primo Keio es mi hermano de toda la vida. Bubu también, que no estuvo en el arranque, pero era amigo nuestro desde Malagata. Bubu reemplazó como guitarrista a mi primo Francis, que se dedicó a la carrera de abogacía y hoy tiene su estudio jurídico, pero sigue ligado y es autor de canciones como “Dueña” y “Ahora Lloro”. Todo lo que nos fue sucediendo a medida que avanzaba el tiempo (bailes, teatros, estadios, giras, tocar para 50.000 personas) fue el producto de algo realizado en base a esfuerzo”.