…los despechados no sólo se quejan y, conocedores del paño, se dedican a complotar y esperar su momento que, como filosofan, “siempre llega”.