Sin euforia ni rencores. Muy maduro, asentado en la realidad y orgulloso de todo lo conseguido. Así transita estos días Diego Mujica, que conoció el éxito grande casi dos décadas atrás, luego mordió la amarga fruta del ostracismo y hace un par de años recuperó los mimos de la gente, ahora de una nueva generación.

La charla con MDT transitó el presente, pasó por el ayer nomás y se proyectó al futuro con este cantante que no extraña el pelo largo de antaño y le agradece a Dios por todo lo que vive hoy en día en lo laboral y en lo familiar.

-Este es un presente de mucho trabajo, de muchas alegrías y proyectos –afirma de entrada-. Terminamos de hacer el Teatro Colonial de Avellaneda, donde yse grabó un disco en vivo, que ahora debemos retocar en estudio. Esa fue una de las sorpresas de esa noche. La gente no lo sabía y cuando el CD salga, en octubre más o menos, se verán algunas escenas muy lindas de esa noche. Este en vivo será el segundo material que sacaremos de acá a fin de año. Ahora, en unos días nomás, presentaremos el de estudio.

*La nota completa está en MDT 98