En MDT 147 le preguntamos a Belondi sobre la música que le llega hasta el alma; posiblemente te sorprendas con la respuesta

Oscar Belondi es la nota de tapa de MDT 147, que actualmente encontrás en los puestos de diarios y revistas. En ella hablamos de distintas cosas. De la gran productora artística que generó con tanto sacrificio en estos años, de los temas nuevos, de las giras, del pasado, el presente y el futuro.

También, le preguntamos si es de ver a bandas de otros géneros cuando los cruza en algunos festivales y cuál es el ritmo, el artista o el género musical que más lo conmueve.

Esta es una pequeñísima parte de la extensa nota publicada en MDT 147.

 -Hablando de los festivales  a los que vas. Siempre hay artistas de otros géneros,  ¿sos de verlos?

-Sí. Por ejemplo, del reggae, me gusta mucho el de Marley, pero era fiel oyente de Los Pericos, de la época del Bahiano. Entonces, si está la posibilidad de compartir algún escenario, estoy ahí mirando el show. También me gusta mucho el folclore y especialmente una banda que se llamaba  Los Huayra y ahora se llama Ahyre. Cada vez que puedo me arrimo, por los detalles musicales, los arreglos y las voces.

-Eso es una cosa.  Ver a otros para estudiar detalles, ver hacia dónde va la música, hacia dónde van los jóvenes. ¿Y hay algo que te conmueve, que llega a lo más profundo de tu ser cada vez que lo escuchás?

-Tiene que ver básicamente con el pasado. Por ejemplo, Yuli y Los Girasoles. Cuando se me da el día en  que puedo tomarme un rato,  busco un mp3 que tengo de Yuli y escucho todo. Lo mismo me pasa con Omar Shané. Y cuando pinta para tomarse un vino, arranco con Sombras con Antonio Ríos, MalaGata, Adrián y Los Dados Negros…Como te decía: Tiene que ver con el pasado de uno. Me preguntan si el cuarteto me gusta, y la verdad que no, pero cuando escucho canciones de Gary, los temas del Monstruo Sebastián, digo, ¡Qué bueno!

-Hay una resonancia dentro tuyo, seguro.

Son canciones que te traen  cosas. Es como cuando, de repente, te vas de vacaciones a algún lugar y al tiempo lo recordás por algo, por el clima, por el aire, y te decís: “Esto me hace recordar a…”. Por ahí cuando escucho algo de Sebastián, por ejemplo ese que dice “Si no te vuelvo a ver…” (Oscar canta esa parte de  “Tengo mujer”), siempre se me vienen a la cabeza los carnavales, porque cada vez que llegamos a algún show en carnavales y arranca ese tema (lo tararea) escuchás como la gente salta y grita. Y todo eso: la música, la gente, la fiesta, la alegría, es algo que te queda en el corazón. Eso te pasa con algunas canciones: te transporta a un momento y te conmueve.

(La foto que acompaña esta nota muestra a Oscar con Yuli, el cantante santafesino a quien hace mención líneas arribas).