Distintos géneros, distintos paisajes para transitar, distintas historias de vida y el mismo amor por la cumbia.

Y más allá de todo, un gran respeto mutuo, que se transmitieron en este encuentro, cara a cara, en la que ambos se trataron de “maestro”.

El “Master” de la cumbia santafesina recibió los elogios y se los devolvió multiplicado al hombre que ya no es sólo sinónimo de cumbia villera, sino mucho más.