Oscar Belondi luce feliz en el paseo que dio con la “citreca” y hubo alguien que le sacó una foto para recordar ese momento.

Es un Citroen que pertenece a su padre y que él está restaurando para que se conserve y puedan usarla. ¿Por las rutas argentinas? “¡Por qué no. A 60 o 70 llegamos a cualquier lado!”, contesta él entre risas.