Están primeros cuando él llega de las giras y también son los que revolotean a su alrededor cuando se sienta para descansar, mirar la tele o escuchar tranquilo algún lindo tema.

Es la pandillita de Oscar Belondi, quienes le hacen frente a los perros más grandes de la casa, generando las sonrisas del cantante y de toda la familia.

Una pandilla inquieta y revoltosa, pero se queda quietita para las fotos.