En MDT 140, que encontrás en los puestos de diarios y revistas, Oscar Belondi habló de los temas nuevos que dará a conocer muy pronto y que están en la línea más romántica del grupo. Y en el análisis de su repertorio, le dijimos:
-Es verdad que si bien ahora es común que toques en anfiteatros y grandes escenarios, te formaste en los bailes y seguís en los bailes, donde la gente busca, sobre todo, alegría.
-No lo dejamos de hacer, ni pensamos dejar de hacerlo. Estamos en contacto con las generaciones que fueron pasando, vienen “los hijos de y los nietos de”. Vamos a los bailes y seguiremos yendo. Y obviamente que atendemos los cambios generacionales, tratando de ir adaptándonos también. Porque si bien el estilo musical de cada persona en el momento de ejecutar un instrumento tiene su particularidad, también hay que tener la cabeza abierta y el sentido común de estar dentro del mercado porque en principio vivimos de esto y queremos seguir trabajando de esto, por más de que nos guste mucho y disfrutemos lo que hacemos. Estamos escuchando la música que ofrecen las generaciones nuevas y la vamos adaptando; porque también nos agrada lo que hacen, porque en definitiva no deja de ser música. Entonces, la idea es seguir disfrutando, adaptarnos para seguir teniendo tendencia, pero con base personal del estilo particular nuestro que es lo que nos permite conservar la línea. Estar atentos a los sonidos nuevos, a los movimientos nuevos, al lunfardo nuevo, pero la línea en el momento de ejecutar el instrumento marca el estilo particular de la banda. Eso está bueno, es el sello y lo que nos da la posibilidad de seguir firmes en un estilo y que las generaciones sigan creciendo con nosotros, lo mismo que los nuevos grupos, un montón de gente que por ahí toma como referencia a la banda.
-Le fuiste sumando a La Repandilla muchos instrumentos y eso también le da una riqueza enorme a los temas.
-Hay que aprovecharlos a esos instrumentos. Los caños, por ejemplo, te dan alternativas. Lo usan para todo. Lo usan desde las bandas mexicanas hasta Los Guns and Roses; lo usan en salsa, en son, en merengue, en cumbia… Te dan agresividad como dulzura. Está bueno. Lo tratamos de adaptar a cada canción, a cada movimiento y a cada melodía. También, es bueno tener la suerte de trabajar con grandes músicos y personas que ejecuten bien el instrumento, que tengan gusto y que entiendan el mensaje que uno tiene en el momento de escribir, de producir o de recopilar y hacerle la adaptación a una canción.

Artículos Relacionados