EL TEMA QUE  MARCÓ A RAMÓN BENÍTEZ PARA TODA LA VIDA

(SUS RECUERDOS-TERCERA PARTE)

-A veces llegan esos comentarios  de que un guitarrista es mejor que otro, o que tal es peor. Yo creo que hay preocuparse primero por ser algo antes que salir a buscar ser mejor que el otro. Cuando armamos La Nueva Luna no salí diciendo que iba a ser mejor que todos, yo arranco como el peor y no quiero ser el primero, prefiero ser el segundo y hacer lo mío. Nunca me preocupé por los demás, me preocupé siempre por ser yo.

-Aprendí a tocar, a grabar y a relacionarme con músicos de otros géneros, pero no voy intentando demostrar nada ni tirando alardes por la vida. Lo fundamental es que supe meterme en el mundo de la música. Gracias a Dios desde que me subí a los escenarios todavía no me bajé.

-Si ponés  a un muy buen guitarrista como, por ejemplo, Luis Salinas a tocar con el Mago, no hay dudas que va a tener absoluta capacidad para ejecutar el mismo punteo, pero no lo va a hacer como yo. La misma cantidad de notas que puedo tocar yo más bien que las puede tocar él, y viceversa, porque si vemos la historia desde el otro lado, yo tampoco voy a hacer igual que él una melodía determinada. Ahí está lo que transmite cada uno y nadie lo va a interpretar como esa persona.

– Soy el mismo de mis comienzos. No tuve un referente en lo mío simplemente para no terminar haciendo lo que ellos hacían. Agregué cosas que se me fueron ocurriendo a mí. No tomo otros ejemplos. Soy muy personal en ese sentido. Cuando nosotros hacemos algún cover, por ejemplo de un grupo de México, en los punteos que hago no respeto los originales. Puedo copiar las notas, la manera, pero los punteos son míos, no quiero que se me pegue algo del otro guitarrista porque justamente lo que no quiero es repetir tal cual lo que está hecho. Siempre quiero hacer lo mío. Lo que busco es que cuando se escuche el tema la gente pueda decir: “es El Mago”.

 -No escucho solamente cumbia, escucho de todo, principalmente folclore. Toco cumbia, pero mi raíz es folclórica, no la dejé nunca de lado ni lo voy a dejar jamás. Si me ven guitarreando con amigos o en familia me van a ver tocando folclore.

-Fue Víctor Pérez, el cantante de Siete Lunas, el que a principios de los años 90 me puso “El Mago”.

-“El Mago” de la guitarra surgió de golpe. En el tema “Loco Corazón”, del primer disco, yo arranco en un momento con la guitarra y Víctor dice “de la mano de El Mago”, yo miraba como preguntando quién es el Mago… Era yo. Desde ese día quedó el Mago para todo el mundo, hasta mis tíos me dicen “El Mago”. El apodo se transformó en una marca y en los derechos de autor de los canciones dice Ramón Benítez, El Mago. Así me conocen en toda la Argentina.

/