Néstor Bordiola volvió a Bolivia después de 10 años y la pasó muy bien, no sólo porque concretó shows muy especiales, multitudinarios,  y porque, además, fue tratado muy bien en todos lados. Siempre estuvo cómodo y junto a su representante, Alan Sabini, tuvo tiempo de descansar y charlar tranquilo sobre todos los proyectos que vienen encarando. Están en MDT 145.