POR EL VOTO DEL PÚBLICO, EL ACTOR DE “CASI ÁNGELES” Y LA CANTANTE INBAL COMEDI SUPERARON EN LA FINAL DEL  “CANTANDO 2020” A ÁNGELA LEIVA Y BRIAN LANZELOTTA

Agustín “Cachete” Sierra e Inbal Comedi recibieron el 53,8 por ciento del voto telefónico y superaron en la final a Ángela Leiva y Brian Lanzelotta, quienes recibieron el 48,8 %.

También en la final se comprobó que nada quebraba la empatía de la gente con “Cachete”, que está en la televisión desde los 9 años en distintos programas de éxito masivo, como “Floricienta” y “Sólo ángeles”, entre muchos otros.

 “Cachete” Sierra y su pareja en este certamen superaron todos los obstáculos que se le presentaron y supieron ganar el cariño de la gente. Y eso se vio cada vez que fueron al teléfono en las distintas rondas de eliminación.

Ni siquiera las críticas de los jurados hicieron mella en sus posibilidades. Todo lo contrario. Parecía que cuanto más lo cuestionaban a “Cachete” (especialmente Nacha Guevara), la gente más lo quería.

El actor e Inbal Comedi (una joven cantante y también actriz, formada más en el teatro musical y con una incipiente carrera internacional)  se mostraron siempre tranquilos.

Desde la mitad del programa, todos los otros competidores los señalaron a ellos como los rivales a vencer. Y mucha gente se preguntaba por qué.

Es que los artistas viven del cariño de la gente y se dan cuenta cuando alguien recibe ese favor, que siempre es inexplicable.

¿Acaso en la música no pasa lo mismo? Aquellos de la movida tropical que hoy levantan el dedo criticando a los ganadores deberían repasar tantos casos que se dan en la música popular, que muchas veces es discriminada por eso. Desde otros géneros se preguntan, ¿cómo pueden elegir a este artista si no canta nada?

¿Por qué algunos bailes no llevan más seguido a muchos que cantan o tocan muy bien y sí suben a su cartelera a cantantes o bandas que no son excelentes, pero –por distintos motivos- son más queridos por la gente?

Lo mismo puede aplicarse a este caso.

Anoche, Ángela y Brian ganaron en el voto de los jurados, que juzgaron mayoritariamente a la calidad interpretativa.

Sin embargo, la gente votó de otra manera.

Como dijimos en notas anteriores, para Ángela y Brian no importa el resultado, aunque deja el dolor de una caída en la final. Ellos ya ganaron hace rato.

Ganaron cuando entraron al programa.

Ganaron cuando se hicieron escuchar por mucha gente que no los conocía.

Ganaron cuando superaron las zancadillas que ese tipo de programas les va dando porque se meten en su vida privada (algo que se da poco en la movida tropical), porque les buscan el lado más feo que todos tenemos, los enfrentaron con compañeros y colegas y les hicieron tomar posición sobre distintas facetas de sus trabajos, adonde deben volver en cuanto se levanten las restricciones por la pandemia.

Sin embargo, Ángela y Brian supieron navegar sobre las olas negativas y sumar en la positiva.

Por eso, si ganaban, el resultado hubiera sido excelente. Pero, igualmente, el balance es altamente positivo para sus carreras.

Se instalaron con mucha fuerza en la televisión de altísimo rating, donde se vislumbra futuro para ellos. ¿El Bailando por un sueño? ¿panelistas, como ocurrirá temporalmente con Ángela en LAM? ¿otro tipo de programa?

El tiempo dirá. Ahora es tiempo de digerir la caída y valorar todo lo conseguido.