UNA HISTORIA DE SUPERACIÓN, DE APUESTA PERMANENTE POR LA CUMBIA, QUE EMPEZÓ EN UNA BANDA MUY IMPORTANTE

¿De dónde salió? ¿Quién es éste? Es demasiado nuevito para durar…

Preguntas y afirmaciones que siempre rodean a las novedades.

Mozthaza no eludió los interrogantes y los latiguillos. Y hoy, en pleno éxito total, se divierte con aquellos que no confiaron en él o que auguraron su fracaso.

-Nunca les hice caso porque soy una persona positiva por naturaleza- afirma Jordan Rivas, que para nada es un recién llegado en la movida tropical.

El notable éxito de Mozthaza, gran revelación del 2019, está asentado en años de experiencia como músico en bandas que marcaron un rumbo.

Antes de su propio éxito personal, Jordan recorrió todo el país y conoció todos los secretos de las bandas.

– Nací y me crié en el barrio de Villegas, zona oeste de La Matanza  –cuenta, ante nuestra pregunta-. Soy fanático de Boca, un enfermo por el fútbol. Mis comienzos, como todo pibe ilusionado en incursionar en la música, fueron en bandas de barrio, a los 15 años más o menos. Siempre como cantante, aunque luego arranqué en grupos grandes como músico.

Estuviste en La Liga.

– Sí,  fui uno de los primeros músicos del grupo. Tocaba el güiro. Estuve hasta el segundo disco. De ahí pasé a tocar el bongó en Supermerk 2, gracias a Chanchín, que hoy es uno de los únicos amigos reales que me dio la música. Luego incursioné como animador en El Perro, donde estuve un año y medio. En esa etapa ya me había convertido también en productor y armé lo que es El Villano. Estuve 11 años al lado de Jhonny, como productor y animador. Después él pasó al reggaetón y yo seguí con lo mío, con la cumbia.

(Primera parte de la nota de tapa de MDT 149)