Quienes lo conocen de siempre dicen que nunca cambió, que hoy es como ayer: extrovertido, encarador y loco por la música.

Matías Lescano contesta:

-Llevo la música en la sangre. Mi viejo es Dany Lescano, de Flor de Piedra, y él siempre cantó en diferentes grupos. En el año 87 yo tenía 7 años y me dijo: ¿vamos a los bailes? Yo ya era un vago. Me crié con mis abuelos, que para que fuera feliz me dejaban hacer lo que quisiera, lo mismo que mi vieja. Mi papá insistió y yo arranqué. Desde ese día nunca más me bajé de un escenario. Fue con el grupo Kike y La Charanga Colombiana. ¡Qué recuerdos inolvidables! Esa noche metieron cuatro shows: Centro del Litoral, Copacabana 1, El Motivo y Cumbilandia de Pacheco. ¡Qué noche, teté!

Así comenzó este extensa nota para MDT 142.

-¿Cuándo empezaste a tocar?

-Desde ese día me gustaron los timbales. Mi bisabuela, La Nona Juana, me compró una. ¡Hacía un lío en el barrio Tortuguitas! Los vecinos me querían matar, jajaja. En el año 90 mi papá se abre de ese grupo y se arma La Charanga. El cantaba y me dio la oportunidad de tocar el güiro. Fue mi debut. Mi primer show fue en El Tigrazo 90, en cancha de Tigre, con muchos grupos, a estadio lleno. Me temblaban las patas. Me acuerdo que cerró Mala Gata, con la voz de Antonio Ríos.

-¿Ya no paraste?

-Trabajamos parejo hasta que en el 94 tuvimos unos problemas y se tuvo que parar. Se arrancó de nuevo en el 97, aunque ya habían cambiado los estilos. Ya estaba pegando otra cosa, tipo Amar Azul y los de pelo largo de esa época. Entre una cosa y otra, Pablo Lescano lo buscó a mi viejo y se armó Flor de Piedra.

-¿Tocaste ahí?

-¡Me quedé afuera! ¡Una bronca! Estaba trabajando en El Parque de la Costa. Estaba efectivo, ganaba bien, y no se dio. Me re calenté.

-¿Qué hiciste?

-Me dije: “Esto no va a quedar así”. Renuncié a ese trabajo y empecé a meterme de vuelta en el ruedo, bien de abajo, de plomo en Sonido Falco. Después, vendiendo gorros en Flor de Piedra, o de asistente. Hacía cualquier cosa. Hasta que armé mi grupo. Se llamaba Los Pïbes y cantaba mi tío, Chino Lescano.

-¿Fue el antecedente de Los Gedes?

-Sí. Pero no tuvimos suerte por malas jugadas de la vida. No me achiqué. Para nada. Seguí insistiendo y ahí se me ocurrió lo de Los Gedes. El primer cantante fue El Lagarto, de Los Troncos. Lo trajo mi amigo Carlitos Segovia, que siempre estuvo conmigo, desde el Día 1. Entre una cosa y otra, se lo hicimos escuchar a Pablo Lescano. Le gustó. Salimos y nunca más paramos. Tormentas y terremotos, jaja. Siempre al frente de mi grupo, Los Gedes, la banda más loca de la Argentina. Recorrimos todo el país, de punta a punta, y también México, Colombia, Chile, Paraguay, Uruguay, Brasil y tantos lados más que ni me acuerdo. Para un viaje a Colombia, me animé a cantar yo. Salió todo bien y a mí me gustó el micrófono, que ya no largué más. Pongamos que me hice el cantante, jajaja

-Con el tiempo, tu rebeldía musical se trasladó al manejo y a la venta del grupo.

-Sí, nos llaman los rebeldes de la cumbia porque nos vendemos solos, tenemos un sello discográfico propio (Del Viejito Récord) donde sacamos nuestros discos y nos llevó a ser nominados a los premios Carlos Gardel. También nuestra oficina de ventas, Pesadilla Producciones. En el 2002 sacamos nuestro primer CD y en una cena me presento a Darío López, que hoy en día es un gran amigo de fierro y mi productor de TV. El trabaja para Canal 2 y A24, entre otros canales. Con él nació El Show de Los Gedes TV.

-No te para nada, ni la crisis económica.

Es que uno siempre quiere crecer y hacer cosas diferentes. Yo soy el cerebro de Los Gedes. Escribí las canciones, algunas con gente que trabajaba conmigo en distintas épocas de la vida. Otras las hice solo. Armé la productora. Y un día me junté con un gran amigo, Nahuel Suárez, mi jefe de prensa, la mano derecha del periodista Rolando Graña, que me hacía notas para Calles Salvajes, Investigación Límite, Vidas Paralelas y otros programas, y me dijo: ¿Te animás a hacer un programa Gede?

-Así nació tu nuevo gran proyecto.

-Que ahora ya es una realidad. Lo fuimos madurando, hasta que hace poco, después de unos años de conocernos, nos reencontramos con mi amigo representante y productor Gustavo Ramos. Me contactó para hacer varios eventos que él organizaba y charlando y charlando le comenté del programa. Le encantó y se sumó a la idea. Y acá estamos, “a full” con Los Gedes TV. Las tres patas son Darío, productor de TV, Gustavo y su productora de ventas, y quien te habla y su equipo.

-¿Cómo describís a tu programa, de qué se trata?

-Como algo diferente a todos los que hay. Entrevistamos a famosos de la televisión y del teatro, a deportistas de diferentes rubros, a cantantes de diferentes géneros. Vamos a lugares a ayudar a la gente: a las villas, a comedores escolares, vemos a gente en situación de calle. Así van saliendo cosas que le interesan a la gente. Y, obvio, están Los Gedes tocando en vivo en diferentes lugares. El programa es explosivo, te lo aseguro. Hay mucha gente atrás, trabajando con todo. Yo soy un tipo muy agradecido a mi equipo de trabajo, a mis músicos, que son de fierro y están en las buenas y en las malas. Los Gedes somos Maty Gede en la voz, Emiliano Lescano en el octapad, Hernán Maza en teclados y voces, Ariel en el timbal, Nico en el bajo, Ale en teclados, Martín en trompetas y la actuación especial del Guachón de Carupá, Huguito, más “El pela”, El payaso Gede. A ellos hay que sumar a Orlando Gallo, asistente; Gaby (diseñador), Marcelo Montes (administrador de redes) y Chester, Maku Record y Calibre Record (nuestros ingenieros de grabación). Se graba en tres estudios a la vez. También, los amigos de los video clip, Yair Guachín y Perna. Somos una banda, jaja, tirando para adelante el carro de la locura gedienta. Cada uno cumple su función.

-Y, a la vez, seguís tocando.

-¡Totalmente! Hace 17 años que tocamos sin parar, gracias a Dios y a toda la gente que nos quiere. Quiero agradecer a todos los bailes y eventos por confiar en nosotros siempre. A todos los empresarios, DJs, difusores, radios, administradores de redes, canales de televisión, que nos invitan siempre sin ningún interés económico, a Carlitos Mandia y su programa en Crónica TV, a C5N, a CN23, al amigazo Oscarcito Belondi, de La Repandilla, y a programas de diferentes canales. No paramos nunca de tocar. En lo que va del año estuvimos por la Costa Atlántica, por los carnavales de Salta y Jujuy y todo Buenos Aires. Ahí giras programadas para Mendoza, San Juan y todo el sur argentino, con mis amigos El Kani y su grupo Repatrá. También todo el interior de Buenos Aires y, en julio, volvemos a México. Te puedo asegurar que la magia de Los Gedes sigue intacta…y ahora, con nuestro propio programa de TV. Te digo una frase que tiré antes de empezar la nota y ahora la repito: Vengo con todo, porque comencé con nada.

-¿Cómo ves la movida tropical? ¿Hay compañerismo?

-Por  suerte me llevo bien con casi todos. El que tiene mala onda con nosotros es porque quiere. Siempre nos portamos bien con todos. Faltaría un poco más de unión, no solo de los grupos si no de representantes y programadores para generar más trabajo para todos y que siga creciendo la movida. A veces el que tiene un grupo de punta quiere trabajar sólo y le cierra las puertas a los demás y no se dan cuenta que están arruinando a la movida tropical, dando paso a otros estilos que no son cumbia.

– ¿Participaron muchos artistas en tu programa, de diferentes rubros?

– La verdad que estoy muy agradecidos a los amigos y colegas de la música, de diferentes estilos, por estar. También a actores, actrices, deportistas y a toda la gente de  los barrios, que nos quieren mucho. A nuestras familias, por el aguant,  y, como decimos siempre, nuestro grito de guerra: ¿que vamos a hacer? A Geder.

-La última: ¿Tu programa va a salir por algún canal?

Por el momento, sólo por nuestro canal de YouTube. Veremos si se da con algún canal de aire o de cable. Hay muchas propuestas…