A puro cuarteto es el mensaje de este catamarqueño de origen humilde que encontró la música como un remedio para sus penas

Manzo, A Puro Cuarteto, está en MDT 148.

José Enrique Mamani es tranquilo, como su nombre artístico, a la hora de hablar y moverse por la vida. Pero cuando se sube a un escenario se transforma con la música.

Manzo, A puro cuarteto,  viene decidido a conquistar un lugar.

Este es un resumen de su historia:

-Soy de Santa María, provincia de Catamarca. Vengo de una familia humilde, padre carpintero y herrero (hoy, trabajador municipal) y madre ama de casa. Comencé a escuchar cuarteto seguido tras la muerte de mi hermano. La música me ayudó a salir adelante, me motivó a hacer lo que a él más le gustaba: cantar este género. Yo, en cambio, estaba en el rap.

-Walter Olmos, Rodrigo y La Mona Jiménez fueron sus ídolos y hoy en día son los míos. Comencé a cantar a los 16 años en una banda de mi barrio y a mis 18 participé de un programa, “Grabando sueños”, que llegó a  Santa María, y logré el segundo puesto. El jurado me recomendé que trate de aprovechar cada momento que se me presente porque entendía que tengo talento.

-Ahora vine a Buenos Aires, a mis 20 años. No se me dieron algunas cosas, como cantar en Pasión de Sábado, pero no pierdo la fe. Seguí, hasta que se me presentaron cosas nuevas. Ahora estamos difundiendo el tema “Estrellita mía”, dedicado a todos lo que tienen a su madre en el cielo.

-Mi sueño es ser un artista reconocido y convertirme en el orgullo de mi familia. Además, quiero transmitir a la gente la alegría de cada letra echa cuarteto.