LA TRISTEZA NO TIENE FIN PARA ÁNGELA LEIVA

La cantante perdió en las últimas horas a su padre, Eduardo Leiva, quien falleció por coronavirus en la ciudad bonaerense de Tandil.

Eduardo había superado con éxito un tratamiento por el cáncer y a las pocas horas de anunciar esa feliz noticia contrajo la maldita enfermedad que tanto dolor causa en el mundo.

Pará Ángela Leiva la tristeza es continuada porque la semana pasada sufrió la pérdida, por el mismo motivo, de su representante Carlos Varela.

Ángela había despedido con palabras sentidas a Carlos Varela, con quien trabajó los últimos tres años y a quien aprendió a valorar y querer muchísimo por sus condiciones profesionales y humanas, según confesó la misma artista en una carta pública muy conmovedora.

Ahora sufre la muerte de su padre, quien estuvo internado en un nosocomio de Tandil, donde residía actualmente.

Eduardo Mario le dio pelea a la enfermedad, pero su cuerpo –muy resentido- finalmente dijo basta.

Eduardo fue siempre el gran puntal en la carrera de la artista. La acompañó a todos lados desde el momento que ella surgió a la consideración pública.

En la movida tropical se lo conocía muy bien y todo el ambiente lo valoraba muchísimo.

Integrantes de las oficinas por las que pasó Ángela, programadores, empresarios de bailes y músicos también lamentan la muerte de Eduardo.