LA MONA JIMÉNEZ Y BANDA XXI, ENTRE OTROS, ANIMARON UNA NOCHE SÓLO DE LA PROVINCIA EN EL CIERRE DEL FESTIVAL 2020

Fue una noche histórica por muchos motivos. Primero, porque Cosquín tuvo una noche sólo para la música de la provincia. Segundo, porque se le dio el lugar a géneros y grupos que hasta hace poco parecían ajenos a un escenario que está identificado con el folclore y otros ritmos. Tercero, porque fue la gran revancha de Carlitos “La Mona” Jiménez y de sus seguidores.

El escenario de la Plaza Próspero Molina vivió momentos inolvidables para los cordobeses desde temprano, con la música de Los del Suquía (ese grupo tan exitoso en todo el país y tan menospreciado durante años), Los Sacha y Fabricio Rodríguez.

Luego llegó el turno del cuarteto, que forma parte del folclore cordobés. Primero con Banda XXI, representante de Río Cuarto, la segunda ciudad importante de la provincia. Luego llegó Dale Q´Va.

Ambas bandas, con su ritmo, su alegría y entusiasmo, prepararon el terreno para el espectáculo mayor: el show de La Mona, que se dio luego de un show de su hijo Carli.

Finalmente fue el momento de Carlitos Jiménez, quien recibió distinciones de parte de las autoridades de Cosquín y de la legislatura de la Ciudad de Córdoba, su “patria chica”.

Aunque el homenaje mayor se lo dio su gente, que desbordó la plaza Próspero Molina y que cantó, bailó y lloró con sus grandes éxitos (foto).

Un show único de La Mona, como para cerrar definitivamente aquella fallida primera presentación en  cosquín, en 1988, que terminó con desbordes y violencia, por lo que fue tan criticado durante décadas. En 2012 había tenido un descargo, con un show muy custodiado por policías.

Esta vez fue diferente. Fue la gran revancha. La noche inolvidable de La Mona y del cuarteto en la mitológica Próspero Molina.