Está en MDT 144. Luciano Ferreyra empezó a dar sus primeros pasos en la música casi como un juego. Era muy chico. A medida que iba creciendo, el divertimento se transformó en una pasión. Y, con el tiempo, la búsqueda de una profesión. Para eso, empezó a estudiar música, guitarra y a educarse vocalmente. Y una cosa trajo a la otra. A los 15 años ya tuvo sus primeras oportunidades para trabajar en diversos pubs, casa de shows y discos. Hacía, más que nada, covers y en distintos géneros. Todo lo hacía bien y fue forjando un camino propio, de mucha conexión con el público.

En 2018, Luciano también comenzó con presentaciones en salas de teatro. En la Ciudad de Buenos Aires y en distintas ciudades de la provincia de Buenos Aires, como Zárate y San Nicolás. Formó parte vocal de una importante orquesta internacional. Y eso fue el disparador para que este año, de la mano de JT producciones, llegara una producción que conjuga juventud, carisma y muy buen ritmo, con una preocupación central: el contenido de las letras.

Luciano Ferreyra iniciará muy pronto sus giras promocionales y las presentaciones televisivas de su primer material discográfico. Una nueva propuesta que, para muchos, está llamado a sorprender.