LA SINCERA REFLEXIÓN DE ALE CEBERIO AL HABLAR DE LA SITUACIÓN DEL CUARTETO, LA CUMBIA Y EL FOLCLORE

-Estamos complicados, viviendo una situación única- dice Ale Ceberio.

El cantante cordobés se muestra muy preocupado por la situación generada por el Covid-19.

-Estamos siendo parte de la historia de la humanidad, con una pandemia que llevó a que todo el mundo se paralizara en forma simultánea por primera vez: fronteras cerradas, sin aviones y la gente guardada en sus casas. La verdad es que somos testigos de algo que ojalá haga el menor daño posible, pero que seguramente quedará en las escrituras cuando pasen los tiempos.

-¿Qué sentiste cuando arrancó todo? ¿Preocupación, temor o, como pasó con algunos, descreimiento?

-Desde el principio con mucho temor, con respeto, porque no conocemos al enemigo. Sabemos que a alguna gente el virus no le hace nada, a otros un poco y a otros los mata. Estamos en una situación en la que debemos tomar muchas precauciones y aún así te podés contagiar igual, sin querer, sin buscarlo. Lo que pasa es que uno tiene que salir a comprar alimentos, a una farmacia o por un tarro de pintura. Tiene que hacer algún trámite, pagar algún impuesto o ir al banco. Y en definitiva hay muchas chances de que uno se pueda pescar el virus en la calle. Por eso hay que tener mucha precaución y mucho cuidado.

-¿Estás encarando algo en lo musical?

-Nosotros teníamos  muchas canciones preparadas para estos tiempos de otoño-invierno. La cuarentena me agarró con varias canciones inéditas grabadas. Ahora tengo mi propio canal de distribución, ya no estoy con Magenta, a quien le agradezco profundamente por estos últimos cuatros años de trabajo. Ese contrato finalizó en noviembre del año pasado. Por eso, ya arrancamos este año con el lanzamiento en mi productora, en forma independiente, de mis nuevos temas.  El primero fue “Tiempo de Alegría”, un éxito brasileño, de Ivete Sangalo. Hice una versión en español que fue aprobada por los autores. El siguiente tema lo presenté hace poco. Se llama “Arrepentida” y es un cuarteto característico. Lo hicimos con Víctor Miranda, uno de los fundadores del Trulalá de Manolo y Gary, Gary y La Pepa; y uno de los creadores del grupo La Barra. Tenemos varios temas con él, junto con Diego, mi pianista. Esta canción es sin lugar a dudas muy identificatoria, sobre todo para los Trulaleros.

Para el 10 de junio, día de mi cumpleaños, tengo preparado otro inédito, en estilo cuarteto. Es mi versión de “Siempre te recordaré”, de Eddie Sierra, quien la transformó en un gran éxito en las décadas 80 y 90 por Eddie Sierra. Creo que ha quedado muy linda, la hice con mucho respeto y espero que a la gente le guste.

Otra cuestión que me tiene muy ocupado tiene que ver con tres producciones independientes que grabé en una época anterior y  que tuvieron edición física pero no están en el mundo digital, así que estoy aprovechando la cuarentena para hacerlo.

-¿Cuál es tu visión del futuro para la música?

-Estoy juntándome en forma remota, digital, a través de las redes, con autores, con compositores, con gente que me invita a participar de canciones de manera virtual y también algunas cosas que se pueden ir haciendo en forma profesional, aunque por ahora sin encontrarnos. Seguimos avanzando, creando cosas, pensando en un futuro y con mucha expectativa sobre lo que va a pasar.

-¿Sos de los que creen que ya nada será igual?

-Claro. No sabemos si la música va a volver, sobre todo para los que trabajamos y vivimos del show en vivo. Porque el músico va a seguir escribiendo, componiendo y grabando de manera digital. Eso va a continuar. Cada uno tiene una computadora en su casa. Puede armar cosas,   subirlas a las redes y a las plataformas. Eso no se afecta. Los que estamos jodidos somos los músicos que tocamos en vivo. Estamos esperando que se dé una apertura, ver de qué manera y  si volveremos a tener los shows como los conocimos. La música popular (la cumbia, el cuarteto y el folclore) necesita del público en vivo. No son géneros para tocar por “streaming”. Va a ser muy difícil que la gente quiera ver a un grupo popular de esta característica a través de “streaming” y pagar una entrada para seguirte a través de un teléfono o de una computadora. Lo veo muy difícil. Lo nuestro es el “tu a tu”, el cara a cara, y el músico baja, te saluda, te da la mano; lo nuestro es compartir un trago con los amigos, con tu gente querida, el abrazo, el roce, es parte del show  que significa la música en vivo.

Va a costar que eso retome, salvo que aparezca la bendita vacuna. Y hasta que eso suceda va a llevar un tiempo. Así que tenemos que tener paciencia y ver si podemos seguir adelante. Dios dirá si tenemos la suerte y posibilidad de seguir haciendo la música como la hicimos y si no, desde mi óptica de creyente, de cristiano, espero que Dios nos de la fortaleza y la luz para saber cambiar a tiempo. Y si hay que reconvertirse y dedicarse a otra cosa u otro tipo de tarea, habrá que hacerlo, porque la vida continúa y uno tiene que defender a la familia, los hijos, que son lo principal y hay que darles de comer. Si no entra el dinero hay que salir a buscar el mango como sea, así que veremos cómo se desenvuelven los próximos meses para saber de qué manera afrontamos esta situación.

Foto

Ale Ceberio en cuarentena, con su mascota, Rocco.