Quienes lo conocen de siempre dicen que nunca cambió, que hoy es como ayer: extrovertido, encarador y loco por la música. Ahora, entre gira y gira con Los Gedes, está entusiasmado con un nuevo proyecto: su propio programa de TV.
Matías Lescano habló largo y tendido con MDT.
-Llevo la música en la sangre. Mi viejo es Dany Lescano, de Flor de Piedra, y él siempre cantó en diferentes grupos. En el año 87 yo tenía 7 años y me dijo: ¿vamos a los bailes? Yo ya era un vago. Me crié con mis abuelos, que para que fuera feliz me dejaban hacer lo que quisiera, lo mismo que mi vieja. Mi papá insistió y yo arranqué. Desde ese día nunca más me bajé de un escenario. Fue con el grupo Kike y La Charanga Colombiana. ¡Qué recuerdos inolvidables! Esa noche metieron cuatro shows: Centro del Litoral, Copacabana 1, El Motivo y Cumbilandia de Pacheco. ¡Qué noche, teté!
-¿Cuándo empezaste a tocar?
-Desde ese día me gustaron los timbales. Mi bisabuela, La Nona Juana, me compró una. ¡Hacía un lío en el barrio Tortuguitas! Los vecinos me querían matar, jajaja. En el año 90 mi papá se abre de ese grupo y se arma La Charanga. El cantaba y me dio la oportunidad de tocar el güiro. Fue mi debut. Mi primer show fue en El Tigrazo 90, en cancha de Tigre, con muchos grupos, a estadio lleno. Me temblaban las patas. Me acuerdo que cerró Mala Gata, con la voz de Antonio Ríos.
-¿Ya no paraste?
-Trabajamos parejo hasta que en el 94 tuvimos unos problemas y se tuvo que parar. Se arrancó de nuevo en el 97, aunque ya habían cambiado los estilos. Ya estaba pegando otra cosa, tipo Amar Azul y los de pelo largo de esa época. Entre una cosa y otra, Pablo Lescano lo buscó a mi viejo y se armó Flor de Piedra.
-¿Tocaste ahí?
-¡Me quedé afuera! ¡Una bronca! Estaba trabajando en El Parque de la Costa. Estaba efectivo, ganaba bien, y no se dio. Me re calenté.
-¿Qué hiciste?
-Me dije: “Esto no va a quedar así”. Renuncié a ese trabajo y empecé a meterme de vuelta en el ruedo, bien de abajo, de plomo en Sonido Falco. Después, vendiendo gorros en Flor de Piedra, o de asistente. Hacía cualquier cosa. Hasta que armé mi grupo. Se llamaba Los Pïbes y cantaba mi tío, Chino Lescano.
-¿Fue el antecedente de Los Gedes?
-Sí. Pero no tuvimos suerte por malas jugadas de la vida. No me achiqué. Para nada. Seguí insistiendo y ahí se me ocurrió lo de Los Gedes. El primer cantante fue El Lagarto, de Los Troncos. Lo trajo mi amigo Carlitos Segovia, que siempre estuvo conmigo, desde el Día 1. Entre una cosa y otra, se lo hicimos escuchar a Pablo Lescano. Le gustó. Salimos y nunca más paramos. Tormentas y terremotos, jaja. Siempre al frente de mi grupo, Los Gedes, la banda más loca de la Argentina. Recorrimos todo el país, de punta a punta, y también México, Colombia, Chile, Paraguay, Uruguay, Brasil y tantos lados más que ni me acuerdo. Para un viaje a Colombia, me animé a cantar yo. Salió todo bien y a mí me gustó el micrófono, que ya no largué más. Pongamos que me hice el cantante, jajaja
(La nota completa la leés en MDT 142)

Artículos Relacionados