El actor y animador Lisandro Carret está feliz de la vida y disfruta de los bellos momentos que le regalan sus hijos.

Para el conductor de Pasión de Sábado no hay mejor momento que cuando puede jugar con el pequeño Dante, que tiene poco más de un mes de vida.

Pero, sobre todo, lo conmueve ver como Rafael (el mayor de sus hijos) atiende a su hermanito.