ADEMÁS DE CANTAR, SIEMPRE METE RUIDO EN LA TELE

“Por lo que yo te quiero”, el éxito de Walter Olmos, sonó anoche en la pista del “Cantando por un sueño 2020”, en las voces de Santiago (“Tyago”) Griffo y su mamá, Gladys, La bomba tucumana.

Al jurado le gustó la interpretación y la pareja sumó 21 puntos, una cifra alta, que la mantiene bien posicionada dentro del certamen.

Todos los jueces destacaron que no esperaban otra cosa de ellos porque son especialistas en cuarteto, lo que no es del todo cierto.

Por el lado de Tyago sí, porque es su mundo, como lo fue el de su papá, Ariel Griffo, que en su juventud fue vocalista de Chun-Chula´s (un desprendimiento de Tru la lá) y luego un destacado solista, como Ariel, El príncipe.

Tyago, que se crió entre la cumbia y el cuarteto, se mueve bien entre los dos géneros. Tanto que en 2017 fue cantante de Tru la lá, aunque a los pocos meses retomó su carrera como solista.

Gladys, en cambio, siempre fue cantante tropical, aunque anoche demostró que también domina el cuarteto.

La cantante tucumana volvió a ponerle picante al programa con dos perlitas que le tiraron.

Una, cuando le hablaron de conseguirle pareja y ella sugirió el nombre de uno de los jurados: Oscar Mediavilla. Enseguida llegó un mensaje vía red social de la esposa del nombrado, la cantante Patricia Sosa, quien le escribió: “Ojo, Bomba, ¡Mediavilla es míoooo!”.

Gladys también respondió con tono de polémica cuando le comentaron que pronto se sumará al programa Mica Viciconte, su rival televisiva de otros momentos.

“Me cae muy mal. No la pienso nombrar”, dijo, entre otras cosas, con gestos desairados y quienes siguen estos temas seguramente recordarán cuando ella se resistía a un supuesto interés de la mediática por su hijo Tyago.

Cuando entre Mica al programa y se alimente nuevamente la polémica con Gladys, difícilmente sea por Tyago.
Viciconte lleva tiempo como feliz pareja del futbolista de Vélez Fabián Cubero y no querrá recordar aquello.

Pero, filosa como La bomba, ya encontrarán temas para la discordia. Todo sea por el rating.