Brian Lanzelotta, un artista querido. Esto que decimos se visualiza en sus redes sociales. La gente lo sigue, lo alienta, le brinda su apoyo en lo artístico y en lo personal.
Brian Lanzelotta sabe que el apoyo se multiplicó en su momento de mayor exposición mediática, como figura de un Gran Hermano, pero lo supo conservar o incrementar con su vida fuera de “La casa”. Ahora es protagonista de la movida tropical.
-¿Cómo terminaste el 2018?
-Tuve un año bastante jodido en lo personal por cosas que me fueron pasando, por la salud de mi hermano que me tenía muy mal, pero gracias a Dios salió todo muy bien y eso me hizo terminar mejor el año con la familia, con mi mujer, con mi hijo. La verdad que no me puedo quejar, terminamos bien uno y empezamos bien el otro.
-¿Cómo fue lo de la salud de tu hermano?
-Él tiene una discapacidad motriz y un retraso mental. A fin de año le agarró una neumonía, le hicieron una traqueotomía, que para todos es complicado y para él, por su condición, fue de altísimo riesgo. Sin embargo, con su fuerza y con su valor salió de todo. Estuvo dos meses internado y salió adelante. Ahora está en casa, súper bien, como un súper campeón que es.
(Parte de la nota publicada en MDT 141, que encontrás en los puestos de diarios y revistas).