Oscar Belondi le confesó a MDT que los temas nuevos del grupo van por la línea más romanticona, al estilo de “La mejor de todas”, uno de sus grandes éxitos.
– Hace mucho que la gente destaca tu capacidad para darle tu impronta a temas de otros, tantos sucesos mexicanos y, por ejemplo, con “Eu amor”, un éxito brasileño. ¿No será que antes no querías caer sólo en lo romántico, como que te negabas?-le preguntamos.
-No, no…Lo que pasa en realidad es que la música te llega por un montón de lugares. Y creo que hay canciones que se dan en una etapa de la vida. Por ejemplo, “La mejor de todas” ahora se la dedican, y con ella se enamoran, como que está marcando el hoy de esta generación. El estado emocional de uno también forma parte de todo, por supuesto. Por ahí uno también quiere hacer un poco de canciones picarescas como para generar un poco de gracia, que es un punto al que tampoco hay que dejar de lado. No creo que haya sido una mentira, aparte del negocio, esa frase de los grandes artistas de los 80 y 90. “Hacemos música para llevarle alegría a la gente”, decían. Y algo sabían de generar música esos muchachos…
-Es verdad que si bien ahora es común que toques en anfiteatros y grandes escenarios, te formaste en los bailes y seguís en los bailes, donde la gente busca, sobre todo, alegría.
-No lo dejamos de hacer, ni pensamos dejar de hacerlo. Estamos en contacto con las generaciones que fueron pasando, vienen “los hijos de y los nietos de”. Vamos a los bailes y seguiremos yendo. Y obviamente que atendemos los cambios generacionales, tratando de ir adaptándonos también. Porque si bien el estilo musical de cada persona en el momento de ejecutar un instrumento tiene su particularidad, también hay que tener la cabeza abierta y el sentido común de estar dentro del mercado porque en principio vivimos de esto y queremos seguir trabajando de esto, por más de que nos guste mucho y disfrutemos lo que hacemos. Estamos escuchando la música que ofrecen las generaciones nuevas y la vamos adaptando; porque también nos agrada lo que hacen, porque en definitiva no deja de ser música. Entonces, la idea es seguir disfrutando, adaptarnos para seguir teniendo tendencia, pero con base personal del estilo particular nuestro que es lo que nos permite conservar la línea. Estar atentos a los sonidos nuevos, a los movimientos nuevos, al lunfardo nuevo, pero la línea en el momento de ejecutar el instrumento marca el estilo particular de la banda. Eso está bueno, es el sello y lo que nos da la posibilidad de seguir firmes en un estilo y que las generaciones sigan creciendo con nosotros, lo mismo que los nuevos grupos, un montón de gente que por ahí toma como referencia a la banda.