Los mostramos en MDT 145, distendidos en una esquina de la ciudad de Rosario, antes de ir a cenar, para charlar tranquilos de varios temas; entre ellos, de negocios. Uriel Lozano se mudó allí desde Santa Fe capital y conoce todos los rincones de la llamada “Chicago argentina”. Por eso, eligieron un buen restaurante para comer rico y dialogar distendidos sobre distintos proyectos. Casquero no sólo maneja la agenda de Uriel. También el de su hijo, Jerónimo Lozano, que comenzó como cantante.