CUANDO “EL CHINO” CONFESÓ QUE COMO CANTANTE SIEMPRE ADMIRÓ A “CACHO” DEICAS, DE LOS PALMERAS

En MDT 86 (mayo 2014), Marcelo “Chino” González reveló algunos detalles de sus inicios y de sus gustos musicales, en una nota que también abordó detalles del momento (estaba en plena preparación de un nuevo disco).

El Chino, quien falleció en diciembre 2017, habló entonces de las bandas a las que admiraba cuando era niño y crecía en un barrio muy pobre de Villa Domínico, en el partido bonaerense de Avellaneda.

Esta es una parte de aquella nota:

-¿Cómo comenzó la carrera y se reveló la vocación de músico del Chino?

 -Mis comienzos fueron a los 10 u 11 años, antes de terminar la primaria. En aquel entonces predominaba la cumbia santafecina con guitarra en la zona sur de Buenos Aires, donde nací. En el barrio se formó un grupo que ensayaba a la vuelta de mi casa y ese fue el desencadenante para dar mis primeros pasos. Yo era un pibito y no me perdía ningún ensayo y aprovechaba los descansos que tomaban los músicos para fumar un cigarrillo y agarraba el timbal y trataba de aprender algo de lo que veía y escuchaba. Así fui aprendiendo de a poco, después me invitaron a tocar un tema en sus presentaciones y sin darme cuenta me fui metiendo en todo esto.

-¿De qué barrio de zona sur estamos hablando?

-Nací y me crié en Villa Corina, partido de Avellaneda.

-¿Cuáles eran los grupos que más te gustaban cuando eras un pibito?

 -Los grupos que más admiraba eran Los Palmeras, MalaGata, Grupo Alegría y Los del Bohío.

 -Imagino que querías ser músico, pero ¿también soñabás con ser cantante? ¿A quién admirabas en ese momento?

-Admiraba y admiro a Rubén “Cacho” Deicas, de Los Palmeras.

-¿Cómo fueron los inicios de La Nueva Luna?

 -La Nueva nació a raíz de que no éramos bien tratados en 7 Lunas, el grupo del cual nos fuimos para formar esta banda. Éramos muy ninguneados y por eso nos abrimos.

 -Decir La Nueva Luna es decir El Chino. ¿Es así para vos?

-Yo, la verdad, no tengo mucho en cuenta la parte personal. Siempre pensé en forma grupal, no me fijo en resaltar mostrándome individualmente. Yo trabajo para La Nueva Luna.

-¿Es un gran peso ser el director de esta gran banda, reconocida por millones de personas?

-Y…sí, es una responsabilidad muy grande. No es fácil estar en todos los detalles, pero trato de hacerlo. Hay cuestiones que no se ven, como decidir desde qué ropa usamos cada día, hasta la hora en que tienen que salir los plomos con el sonido, etcétera, etcétera. Es complicado, pero a esta altura de mi carrera ya estoy acostumbrado.

-¿Sos un obsesivo del trabajo?

-¡Sí, súper obsesivo! Yo soy el responsable de las canciones, que en definitiva son el éxito de las bandas. Eso implica tener todo el peso sobre mis espaldas. Compuse letra y música de 89 de las 120 canciones que tenemos grabadas, y elegí todos los covers. Los de Marco Antonio Solis, los de José Luis Perales, etcétera, etcétera. Son todas canciones a las que logramos imprimirle el sello de La Nueva Luna. Y ese es también un gran orgullo para nosotros.

-Hacés vibrar a varias generaciones en diferentes países. Estamos hablando de millones de personas que cantan, bailan, ríen y lloran con tus canciones. ¿Qué se siente al conseguir eso?

 -Una mezcla de sensaciones. Porque uno ama esto y todo lo que se consiguió costó mucho.

 -Cuando arrancaste, ¿soñabas que llegarías adonde llegaste?

-No, la verdad que nunca lo pensé. Nunca imaginé que la música me daría tanto. Si te puedo decir que vivo para mi laburo y siempre pensando en forma grupal. Porque todos en este grupo son portadores de apellido. Yo no. Yo soy El Chino de La Nueva Luna. La gente me nombra así. Y yo lo tomo como una gran responsabilidad y todo lo hago pensando en el bien del grupo.

-¿Sos consciente de la enorme vigencia del grupo en la movida tropical? Son de los que más duraron con tantos años de convocatoria. Es más. Pasan las generaciones y ustedes siguen creciendo.

 -Y, un poco soy consciente. Mirando lo que uno ha recorrido y la convocatoria que todavía tenemos, gracias a Dios, uno se da cuenta que La Nueva Luna ha conseguido cosas muy importantes. Igual, es mejor no mirar mucho esas cosas porque uno puede marearse o dormirse en los laureles, como se dice.

-¿Qué fue lo más emocionante que te dijeron por tu condición de artista?

 -Muchas cosas. Desde un flaco que viene con la mujer y te dice “por vos nos conocimos y nos casamos”, hasta aquellos que cuentan que le pusieron Luna a la hija por el grupo o a un nene Marcelo,  por mí.