En MDT 146 aclaró que recién ahora está mostrando su verdadera personalidad

Esta Johana que ahora estamos viendo, ya convertida en solista, nada tiene que ver con aquella que descubrimos en los inicios de Viru Kumbieron.

¿Cuál es la auténtica? Aquella chica tímida que subió al escenario del CCP para cantar con Pablo Lescano “No te creas tan importante” no tiene nada que ver con ésta bomba sensual que hoy vemos en su día a día y en los shows.

¿Cómo se dio ese cambio?

Ella mismo se lo contó a MDT en la edición 146, que actualmente está en la calle.

-Estaba demasiado tranquila para lo que soy yo. Esta que ven ahora es la verdadera Johana. Hago lo que quiero. Cuando tenía 13 años me creía una chica punk. Hago con mi cuerpo lo que quiero. Amo los tatuajes. Y siento que una mujer puede hacer lo que quiera. Porque en la vida uno no sabe hasta cuándo puede durar. Por ejemplo, me hice uno que es maorí, de Nueva Zelanda. Tiene un significado muy especial porque me une a mi papá. Es una conexión que tiene que ver con el viajero y el tema de la música. Nosotros siempre estamos expuestos. Es uno de los antiguos tatuajes que se hacían los pescadores antes de viajar. Mi papá era pescador, cocinero en barcos grandes. Y es algo que me une a él. Siento que tengo el respaldo de él. A mi viejo lo siento muy cerca de mí.