MÁS QUE NUNCA, LOS MÚSICOS SE AFERRAN A ESTA EXPRESIÓN EN TIEMPOS DE PANDEMIA

En el caso de la movida tropical argentina, golpeada por las restricciones que la afectó como a pocos sectores, hay una lucecita de ilusión con las reaperturas que se van dando de a poquito.

Algunas provincias comienzan a abrir lugares de trabajo para los grupos y en el Gran Buenos Aires se habilitaron los recitales en teatros.

Es con capacidad reducida. Como un trago de agua para el caminante en el desierto. Poco, aunque significa vida.

El norte argentino (oeste y este) ofrece posibilidades y lugares, pero el problema son los traslados: los cruces provinciales y los costos que se fueron a las nubes.

Las ilusiones, las ganas y la predisposición muchas veces chocan con la posibilidad de volver con saldo positivo en lo anímico y negativo en lo económico.

Cuyo comienza a ofrecerse nuevamente como alternativa; Tucumán, Santiago del Estero y La Patagonia están en eso; Córdoba y Santa Fe siguen complicados.

La provincia de Buenos Aires está expectante y el Gran Buenos Aires abre sus teatros para los grupos. Se reprogramaron shows que se habían suspendido meses atrás y se agendaron nuevos.

Hay un medido golpe de entusiasmo con la vuelta a los shows, que es la principal fuente de recursos para la enorme mayoría de la movida tropical (muy poquitos viven de regalías por sus creaciones).

Una movida tropical que en estos meses tan dolorosos también viene muy golpeada por la pandemia con pérdidas de vidas, de grandes artistas, de personas valiosas que ayudaban al movimiento, de amigos del alma que compartieron las buenas y las malas de un mundo vinculado a los shows, a los viajes, a los sueños y a los desafíos permanentes.

Fotos: Ángela Leiva reprogramó recitales teatrales. Lo mismo que Román Sívori, Oscar Belondi, Walter Encina y Roberto Bertolo (Son Ellos).