LOS RECUERDOS DE JUAN CARLOS DENIS MUESTRAN LOS ENTRETELONES DE LOS AÑOS FUNDADORES DEL GÉNERO

(CUARTA PARTE)

J uan Carlos Denis nunca “se la creyó”. Tenía 26 años cuando creó Los del Bohío e inventó un género: la cumbia tocada con guitarra eléctrica. “Una genialidad”, recuerda Víctor “Ratón” Duarte, el primer cantante de la banda, y hoy también una figura emblemática de la música santafesina.

Por aquella época, Denis encaraba la música con las mismas ganas –y la misma humildad que Marcos Camino o “El gringo” Yuli, quienes lo invitaron a que pusiera la guitarra para el disco de Los Palmeras, el primero que grabó con el sello que armó su amigo “Chany” Gutiérrez. Después, el empresario discográfico dio mil vueltas para que grabara Bohío. Primero quiso convencerlo que cambiara el estilo del grupo. Muy pocos se lo decían de frente, pero eso que había inventado Juan Carlos sonaba lindo pero no parecía tener futuro.

“El Ratón” Duarte le confesó a MDT que muchos amigos músicos (“inclusive uno que hoy es muy famoso dentro de la cumbia con guitarra”) le sugirieron que no se sumara a la “locura” de Denis.   

-Martín “Chany” Gutiérrez es el principio y el final de todo –continuó Juan Carlos Denis en la charla con MDT-. Sin él, las cosas hubieran sido diferentes. Era del barrio, unos años mayor que yo. Lo perdimos de vista cuando se casó. Luego nos enteramos que fue obrero del túnel subfluvial que une Santa Fe con Paraná, encaró varios negocios y llegó a montar una disquería. Ahí nos reencontramos. Un día me preguntó por Carranza y Los Cumbiambas. Y me contó que tenía ganas de hacer grabar a un grupo santafesino con su propio sello: MRG, que significa Martín Robustiano Gutiérrez, su nombre completo. El creía (y tenía razón) que nuestros grupos no tenían futuro mientras no grabaran, lo que era imposible porque a los sellos de Buenos Aires no les interesaba lo que nosotros producíamos.

 -Como Los Cumbiambas no estaban, eligió a Los Palmeras, entonces formado por Marcos Camino en acordeón, Yuli en la voz, Gilberto Donet en timbaleta, Gómez en el bajo y Salazar en tumbadora. Yo grabé la guitarra para ellos en los primeros discos. Recién en el tercero entró el “cabe-zón” Deicas por Yuli.

– Chany me preguntó si quería grabar con Bohío. Por supuesto, le contesté; pero me dijo que para eso debía incluir acordeón. Entonces le respondí que no. Y ahí me tiró otra: que nuestros temas eran tristes, nada que ver con la cumbia de ese momento, que era de alegría. Pero finalmente “Chany” aceptó grabarnos. Es que él recorría muchos los bailes (para saber qué le gustaba a la gente) y vio que lo que hacíamos tenía aceptación. Así que el 28 de agosto de 1978 empezamos la grabación de “A mi gente”. Bohío (fotos) lo integrábamos el “Ratón”, yo, Chalita, Sergio Sosa y Milky en la timbaleta (poco después ingresaría por él Cacho Caraffa).

 -Después de ese primer disco exitoso, todo cambió para nosotros. Tuve que dejar la fábrica porque ya no podía hacer las dos cosas. Cuando tomé esa decisión, mi familia y mis suegros me querían matar porque ya tenía mujer e hijo y pensaban que nos moriríamos de hambre. Gracias a Dios, no fue así. Y todavía sigo trabajando en la música.

-“El ratón” fue un amigazo siempre. Nos llevamos bien. Grabó dos discos más conmigo (“Raza tropical” y “Bailando al son”), pero en el 81 decidió retirarse del grupo por motivos muy personales y al poco tiempo armó Los Lamas.

-Yo siempre entendí cuando se fue un vocalista del grupo, aunque me dejara un poquito de dolor porque el esfuerzo por acostumbrar a la gente con un nuevo cantante es muy grande y lleva tiempo.

  EPÍGRAFE: En la foto de la izquierda, Bohío con Juan Carlos “Banana” Mascheroni como cantante.

(CONTINUARÁ)