Karina Tejeda, La Princesita, terminó el 2018 en medio de alegrías porque tuvo un gran año profesional, afianzada como cantante y en pleno salto hacia proyectos más ambiciosos. Es protagonista de la obra Siddartha, la súper producción teatral de Flavio Mendoza que tras una gran temporada en Buenos Aires también triunfa en Carlos Paz desde el 25 de diciembre.
Pero su comienzo del nuevo año no fue lo esperado, no por lo profesional sino por un conflicto familiar que se habría entablado con su hermano Jonathan.
Ella misma habría filmado a su hermano exaltado y muy violento en la noche del 31, la cena de fin de año, que ambos pasaron junto a dos mujeres más: la madre de ambos y Sol, la hija de Karina y El Polaco.
El hecho, del que Karina todavía no habló públicamente, se zanjó con la llegada de personal de seguridad de Siddartha, que se encargó de sacar al joven de la casa, alojarlo en un hotel y luego acompañarlo al aeropuerto para su regreso a Buenos Aires.
“Libre y dueña. Yo puedo hacer lo que quiero con mi cuerpo. Pero yo sola puedo. Vos NO sin mi consentimiento. Verme con poca ropa no habla de mi como mujer ni te autoriza a nada”, escribió Karina el 18 de diciembre en su cuenta de Instagram (foto) en una clara definición a favor de la lucha de las mujeres contra la violencia de género. Y precisamente eso habría sufrido en la noche del 31 de diciembre, junto a su madre y su hija, de parte de su propio hermano.

Artículos Relacionados