Gladys está orgullosa de su nueva figura, con 20 kilos menos desde el momento que decidió apostar por una existencia más saludable.
Dieta, muchos ejercicios aeróbicos (en gimnasio y al aire libre), más descanso y menos desarreglos de comida y horarios, le dieron un vuelco a las jornadas de “La bomba tucumana”, como se la conoce desde sus inicios en la música tropical.
A los 62 años, la cantante está feliz por su presente laboral y el rumbo que fue tomando su vida.