HOY ES EL DÍA OFICIAL DEL GÉNERO POPULAR DE CÓRDOBA, QUE RECORRE EL MUNDO CON SU RITMO CONTAGIOSO

La primera parte de esta historia  se remonta a la radio LV3 de Córdoba y al concierto de una banda llamada Cuarteto Leo, que estaba integrada por Augusto Marzano, su hija Leonor (de allí el nombre de la orquesta) y los músicos Luis Cabero y Miguel Gelfo.

Esa fue la primera transmisión radial de un ritmo con reminiscencias familiares para los inmigrantes españoles e italianos (especialmente de la región del Piamonte), por su origen en el pasodoble y la tarantela.

Muchos habitantes de los distintos pueblos cordobeses se sintieron identificados con ese ritmo saltarín, bailable, que Leonor marcaba con su habilidad para trasladar al piano la pasión que le había escuchado a sus abuelos, amigos y familiares. Y a lo que había escuchado tantas veces, ella le agregaba matices propios con su mágica mano izquierda.

Como en tantas otras cosas de la vida, el destino pareció señalar una fecha. Y el 4 de junio de 2000 falleció Manuel Mauricio Cánova, fundador de Tru la lá y el hombre que, con su visión para detectarlos, le regaló grandes voces a la música de Córdoba.

Esa coincidencia –la primera transmisión radial de un recital de cuarteto y la muerte de un pionero en la etapa de las grandes bandas- llevó a la legislatura de la provincia de Córdoba a elegir el 4 de junio como el Día del cuarteto.

Y lo consideró como “género folclórico musical propio, característico y tradicional de la provincia de Córdoba”. Y lo reconoció como “integrante del patrimonio cultural provincial en todas sus manifestaciones: música, letras y danzas”, mediante la ley 10.174.

El cuarteto hace muchas décadas que trascendió a la provincia y echó a rodar hacia los distintos senderos del mundo.