Las caras lo dicen todo. La banda está feliz porque, de a poco, se va incrementando la actividad para los músicos. No es mucho lo que pueden realizar, nada que ver con lo que concretaban hasta principios de marzo, pero la esperanza es lo último que se pierde.

El Mago y La Nueva Luna salieron a las rutas, ya están cantando sus temas en vivo y eso les da mucha alegría.