…otro representante no tiene esos problemas, pero sí espirituales, al enterarse que algunos que él consideraba amigos lo critican por la plata que cobra con un número muy convocante. “Se enojan porque me va bien”, se lamenta.