Matías Lescano se encontró con Antonio Ríos y no dudó en saludarlo y expresarle su idolatría, que se remonta a su infancia, cuando se escapaba de su casa para ir a verlo a algunos de los bailes de la zona norte del conurbano bonaerense.

El creador y cantante de Los Gedes le recordó al “Maestro” todos los bailes de la zona donde lo vio cantar.

Los dos se conmovieron con las anécdotas de Matías. Antonio le habló de distintos detalles de algunos de esos bailes, todos ya desaparecidos, salvo Tropitango, que antes estaba en otro lugar y hace unos años se mudó a El Talar, sobre la Ruta Panamericana.