CUARENTENA, AMARGURAS, LOS AMIGOS, NUEVO CD, EL PREMIO GARDEL…

Una charla que fue de los secretos familiares en cuarentena, pasó por la tristeza de un gremio destruido (el de la música) y terminó con la esperanza por un futuro mejor.

El Gordo Luis pasa la cuarentena en la ciudad de Zárate, en el norte de la provincia de Buenos Aires. Su lugar de siempre.

Aquí, un resumen de la charla.

-La cuarentena la voy pasando como puedo. Los días se fueron repitiendo y con la familia vamos manejando las cosas como podemos. Mis días son de levantarme temprano, por ahí amaso un pan casero para la patrona y los chicos. No lo hago si llevo a mi cuñada a trabajar.  Soy el remisero de la familia, para que ellos eviten el contacto con gente extraña. Después vengo, hago alguna tarea hogareña, cocino para el mediodía y a la tarde me dedico al estudio de grabación, a preparar algún tanguito, alguna cumbia, algo de folclore. Tengo tiempo, así que me dedico a mis pasiones. Ahora estoy preparando una milonguita que me pidieron.  

-A la tarde siempre viene mi mejor amigo, el único de los de afuera con quien tengo contacto desde que empezó la cuarentena. ¡Ya no sabemos de qué hablar!, jajaja.    

-Así vengo hace tres meses, con los pibes cansados por el encierro y, la verdad, yo también lo voy sintiendo. Aparte de todo lo que genera estar tantos meses sin trabajar. Es muy duro para el que vive al día. No la estoy pasando bien en lo económico, aunque tengo la suerte de tener grandes amigos, como un empresario amigo, Osvaldo Lauría, de Dolores, que está siempre y me ayuda. También me da una mano la gente que juega al fútbol conmigo. Soy un tipo muy afortunado en ese sentido. ¡Tengo amigos de fierro!

-Trato de no acordarme mucho de lo que está pasando con el mundo de la música, de la falta de laburo. Me agarra una nostalgia tremenda. Hubo un momento en la que me agarró una depresión de novela. Así que me armé un mini estudio en casa. Para sacarme de la cabeza todo esto y ocuparme de lo que amo, que es la música. El encierro y la falta de laburo te quema la cabeza.

-Por suerte estoy siempre en contacto con los compañeros del Club Belgrano, de acá de Zárate, donde juego al fútbol. Somos todos veteranos, venimos juntos desde la infancia. Ellos están para lo que necesite. Son de fierro, amigos de verdad.

– No soy de hacer shows en las redes sociales, como hacen otros. La verdad, soy medio tímido para eso. Hago algunas notas, nada más. Ahora voy a hacer uno, junto a otra gente,  este viernes que viene, para ayudar a los chicos de la Isla Talavera, ubicada entre Buenos Aires y Entre Ríos. La están pasando mal y con otros artistas vamos a hacer un espectáculo virtual para ayudarlos; será “a la gorra”, como decimos acá.

-Hace poco armamos un CD con unos amigos de Rosario, junto con Miguel Ángel y artistas de San Pedro, para ayudar al comedor del club Banfield de San Pedro. Por suerte nos fue muy bien porque vendimos muchos CD. La gente es muy solidaria. Agradecemos a todos los que colaboraron. Ayudamos en lo que podemos y en lo que no tenemos posibilidad, tratamos de meter un granito de arena. Es una pena no poder darle una mano  a más gente.

-Estamos preparando el nuevo disco, estoy mandando las voces a Santa Fe y allá están grabando el tema. El sábado 18 de julio voy a estar haciendo un íntimo en Pasión de Sábado (América TV) junto a Miguel ángel, y espero que salga lindo.

-La nominación a los premios Gardel, por mi disco “Íntimo”, es una alegría enorme en este momento de amargura por la cuarentena. Ya esto es un gran reconocimiento para mí. Y esperamos la definición con emoción y esperanza.