EL GUACHOÓN LE CONTÓ A MDT UNA CURIOSIDAD QUE SE TRASLADA DE LAS REDES SOCIALES A LOS SHOWS

Esta es la tercera parte de la nota publicada en MDT 150.

En el extracto anterior, El Guachoón contó su alegría por el trabajo que tuvo en todo el 2019, con un crecimiento permanente.

-Seguramente tuvo que ver también lo que ofrecés. Porque si el show no gusta, no creo que se pueda avanzar. Como se dice de la venta a los bailes: Lo importante no es ir una vez, sino volver.

-Exactamente. Está muy bueno lo que decís. Pero también creo que hoy en día la devolución del público por tu show es inmediata, con un mensajito en privado en el Instagram. Te ponen “el show fue una cagada” o “la rompiste”. En el 2011 recién aparecía el Facebook y me acuerdo que la gente me hacía comentarios sobre el show.

Hoy el público no sólo observa y es exigente. Además, opina de inmediata. No te podés equivocar. Tenés que brindarle lo mejor a la gente, porque a los pocos segundos te pueden escribir que tu show fue una reverenda cagada.

-¿Cómo pensás hoy tu show?

-Los éxitos del Guachoón, algunos covers que estén sonando actualmente, adaptados a nuestro estilo, y tratar de meter la mayor cantidad de fiesta posible. Sumando también algún temita romántico para las chicas que gustan de esas canciones.

-¿Y ese contacto tuyo con la gente a través de las redes sociales, que tocás con el pianito y le pedís a la gente que dedique temas a un compañero o un amigo; eso también te da una pauta para moverte en los shows?

-Jaja. Me está pasando eso, que cantamos las canciones de nuestro repertorio: “Yo no quiero un suegro”, “Me escapé de mi señora”, “El gobernado”, “Santurrona”, “Vos sos zorra”…y la gente lo recibe de la mejor forma porque son canciones de cancha, que quedaron como himno de Bariloche, que pasan en todas las fiestas y son alegres. Pero me está pasando que te piden un minishow dentro del show con un repertorio de los clásicos que estoy haciendo con el pianito. Si el show es de media hora, 20 minutos son de canciones cantadas y, sí o sí, 10 minutos son para la otra parte, porque lo pide la gente y si no se pudre todo y rompen el baile. La gente empieza a gritar “tecladito, tecladito” o “el pianito, el pianito…” y le tengo que dar bola.  Es una marca registrada, infaltable en cada show. Hasta el 2019 no lo hacía. Es de este año.

(CONTINUARÁ)