Se ríe de sí mismo y dice que no tiene filtros, que le piden mayor diplomacia pero a veces no puede. Igualmente, siente que a la gente le gusta como es y que por eso lo siguen escuchando después de 15 años de carrera musical.
-La verdad que a los 40 años estoy contento de que la gente todavía no se dio cuenta de este choreo, porque si no estaría cagadísimo de hambre- se tira abajo El Dipy, por supuesto en tren de broma, porque a la vez está contento de haber encontrado su espacio en la movida tropical.
-Hace poco presenté tres temas y la verdad que andan muy bien. Uno es “Aguanta corazón”, de un amigo mexicano que acá no es muy conocido. Es un romántico que habla de la frustración de una pareja. Las otras dos canciones son reversiones; es decir, son conocidas pero yo las hice a mi estilo. Uno se llama “No me rompas las pelotas” y es muy gracioso porque realmente pasa. Cuenta la historia de una persona a la que su ex le hizo sufrir muchísimo, no lo dejaba salir ni hacer nada y de repente lo dejó. Cuando pasa el tiempo, que cura todo, esa persona decide volver. Y viste que te pasa. Ya estás en otra, te acostumbraste, te amoldaste, y aquella que te hizo sufrir vuelve. Y ahí es cuando estallás. ¡No! ¡Ya no! ¡No me rompas las pelotas! La tercera canción, trata de amigos, que nunca te dejan tirado si pinta la depresión y también es divertida. Se llama “Fin de semana”.
-¿Cuál anda mejor?
-“No me rompas las pelotas”. Es un éxito. Donde voy, suena. Donde lo canto, explota; me sorprendió muchísimo. Soy una persona que no hago 257 temas por año. Me parece una estupidez porque quizás haces 10; de esos, pegaron dos y quizás entre los otros ocho tenías dos temas buenos que pasaron desapercibidos. La gente tiene un abanico de temas tuyos para elegir. Lo mismo pasa con los DJs. Yo tengo de la política que te saco tres o cuatro temas por año, nada más. Es una política que adopté hace muchos años y me va muy bien.
* La nota completa la leés en MDT 139.