EN 2019, LA CONCRECIÓN DE UNA IDEA; EN 2020, EL GRAN DESPEGUE

(SEGUNDA PARTE DE LA NOTA PUBLICADA EN MDT 151)

Mauro Piñeyro, músico y productor de Ráfaga, es el creador de Don Mauro. Pergeñó la idea durante años, lo concretó el año pasado y 2020 es el momento del salto hacia adelante, a la búsqueda de una amplia avenida, no un simple camino.

Piñeyro hoy ya no se sube tanto a los escenarios con Ráfaga. Hace mucho que sumó otras funciones, como la producción musical, el manejo de la agenda y de todo lo relacionado con el detrás de escena del grupo. Y también, con su productora 2Tonos, ideó nuevos proyectos. Entre ellos, Don Mauro.

-A partir del 2019 comencé con la idea firme de armar el producto –cuenta Mauro Piñeyro- con canciones propias que había compuesto a lo largo de los años, para distintos artistas, y que por una cosa u otra nunca fueron grabadas.

-¿Cuál fue la idea general, a qué apuntabas?

-Al principio fue la búsqueda de la idea general. Trabajé mucho en la parte musical, me dediqué al sonido de la banda, indagando, hasta llegar a un sonido particular que me llenó. Y hasta pensé en la manera de presentar al grupo. Nació enseguida el latiguillo que seguimos usando: “Faltaba cumbia y llegó Don Mauro”.

-De entrada llamó la atención, también, el logo de la banda. Es muy particular. ¿También se te ocurrió a vos o participó alguien más en la idea?

-Aunque parezca loco lo que te voy a contar, todo surgió de un logo que vi de una banda de Estados Unidos. Era el de un gato, pero dibujado. Y ahí pensé en lo que después creamos. Yo tuve la idea de lo que quería, pero la realización fue de “Facu”, el más chiquito de mis hijos, que está estudiando caricatura. Le dije que quería algo con un señor mayor, con unos bigotes muy particulares. Y él inventó lo que es el logo de la banda.

(CONTINUARÁ)