Dante Alarcón y su esposa Florencia Mazzaferri acordaron en estas horas comenzar a trabajar con la agenda laboral de Nico Mattioli, nada menos que el hijo de Leo Mattioli.

Para Dante, este acuerdo generó todo un terremoto interno, porque en su larga historia como representante (pese a su juventud) tiene un hito importante: empezó nada menos que con Leo Mattioli.

Y como tal, Dante vio crecer a Nico, que hoy sigue la senda musical que dejó su afamado padre.

Dante Alarcón comenzó en el mundo radial, en zona norte del Gran Buenos Aires, y de animador en un programa saltó a los bailes con Tambó Tambó, que dejó un día –con nostalgias, porque se trataba de un grupo de amigos- tentado por el León santafesino.

Y fue tal el cariño que le tomó Leo, que un día le ofreció que fuera su representante.

Dante Alarcón, que siempre tuvo buena relación con la familia Mattioli, tendrá la agenda de Nico Mattioli junto a su esposa, también una joven representante con mucha historia detrás.

Florencia  lleva a la música en la sangre. Es la hija de Roberto Mazzaferri, un pionero de la movida tropical argentina. Uno de los representantes que revolucionó el mundo de los bailes con su agencia artística, el apoyo promocional a sus estrellas y sus propuestas (grandes festivales en estadios y apertura de mercados en todo el país). En su agencia llegaron a estar, en simultáneo: Riki Maravilla, Lía Crucet, Sebastián, Adrián y Los Dados Negros, Pocho La Pantera, Los Dinos y muchísimos otros fenómenos populares.