PRESENTA NUEVAS VERSIONES DE CANCIONES CON HISTORIA

Lizzandra cuenta que su pasión por la música se reflejó muy pronto.

A los tres años, cuando venía de Chaco con sus padres adoptivos, se puso a cantar y bailar en el pasillo del tren, para diversión de los otros pasajeros.

-En mi nueva casa y familia descubrí a mi hermano mayor, que me recibió feliz de tener una hermanita –revela Lizzandra-.Él era DJ y sonidista. Fue mi guía perfecto y ayudó a que aflorara mi pasión por la música. Lo perdí a mis 13 años. La vida me lo arrebató. Pero está presente en todo momento. El me enseñó que para superar cada momento difícil de la vida no hay nada mejor que la música. Muchas de mis nuevas canciones están dedicadas a él, especialmente “La pollera colorá”.

Hay sentimiento en los recuerdos de Lizzandra. Y también lo hay en los cuatro temas que presentó en esta etapa de su carrera como cantante: “Atrévete a mirarme de frente”, “Me estoy enamorando” y “Que vengan los bomberos”, además de “La pollera colorá”.

Lizzandra también es actriz. Hoy por hoy, sin embargo, es el momento de la música para ella. Siente que es la hora de cumplir sus sueños.

Este es un resumen de su larga charla con MDT:

-En este tiempo grabé ocho canciones y ahora estoy presentando estas cuatro. Es una producción integral mía, con un estilo que tenía planteado en mi cabeza desde chiquita, que es la fusión del rock con la cumbia.

-La música es mi vida. Siempre canté. Durante mucho tiempo estuve en otros géneros, además de la cumbia, como mariachi, tango, folclore, baladas, rock…Con distintas bandas y distintos lugares, como restaurantes, hoteles, teatros. No definía lo que quería hacer realmente.

-Ahora atravieso una nueva etapa. Hace un año estoy soltera, con otras vivencias. Armé yo la producción, con temas que marcaron mi vida. Quise renovar la energía de esos clásicos tropicales y darle también la energía del rock, buscando algo diferente. También va a ser distinta la propuesta visual del espectáculo, desde la vestimenta de los músicos, más la presencia de bailarinas y bailarines.   

-La repercusión de la gente es hermosa y emocionante. Ríen, bailan, transmiten energía. Mi hermano me decía que la música iba a ser mi mejor amiga y esas frases me acompañan. Hoy estoy feliz de renovar la magia de estos temas. Es una lástima que esas canciones hayan quedado en el olvido porque siempre generaron alegría en la familia. Mi idea es que en esta fusión de rock y música tropical se logre que vuelvan a ser parte de todos.

-Estoy contenta porque las canciones están sonando en el exterior y gustan; por ejemplo, en Puerto Rico, Chile, Ecuador y Bolivia. En  Colombia hay una gran aceptación de “La pollera colorá”, que es el himno de ellos. Eso me llena de orgullo.