La nueva etapa de la cuarentena, otra vez muy exigente, la pasa con una personita que la tiene en las nubes.

Eugenia Quevedo ahora tiene a Helenita y su vida es diferente. La cantante está feliz y por ahora sólo piensa en todo lo que debe aprender en la exigente, complicada y, a la vez, hermosa «profesión» de mamá