Los temas que un grupo elige para grabar son siempre una caja de sorpresas. Nadie sabe qué puede pasar cuando llegue a la gente. Esto lo tenían bien en claro Los Palmeras en 2004 cuando arrancaron la preparación de un nuevo material.
Ya eran muy conocidos en gran parte del país y Ciudadanos Ilustres de la Ciudad de Santa Fe, una distinción recibida en 2002 del Concejo Deliberante de la capital provincial.
Pero no eran todavía lo que serían luego de El Bombón Asesino, que superó en popularidad a todos los temas que habían llevado al éxito hasta ese momento, entre ellos el clásico “Pero qué quiere La Chola”.
El tema, sin embargo, tuvo su tiempo de maduración y explotó con los meses.
Lo extraordinario es que ese tema llegó al disco casi de casualidad y Los Palmeras jamás se imaginaron que sería el gran suceso que fue.
Esto lo contó Rubén Héctor “Cacho” Deicas en MDT número 2, en febrero de 2007, en plena explosión del grupo, que pasó a ser furor en todos los ámbitos sociales. Una prueba: desde noviembre 2006 a enero 2007 hicieron casi 100 festivales en todo el país y se codearon con los más grandes artistas del folclore, el tango, el pop y el rock. En Córdoba superaban en convocatoria a los cuarteteros y no había sitio del país donde no sonara el tema. Todos hablaban de Los Palmeras. La televisión abierta de Buenos Aires los empezó a buscar. Muchos los descubrían y se sorprendían cuando se enteraban que ¡ya tenían 39 discos!
Después vendrían más producciones, más éxitos y la consolidación de una banda que es orgullo de Santa Fe y patrimonio de la música popular argentina.
En MDT de febrero 2007, Cacho Deicas contaba:
-Nunca les pasó algo así, ¿no?
-Como esto, nunca. Tuvimos muchos picos altos en nuestra carrera, pero siempre fue manejable. Ahora no damos abasto. A casa vengo los lunes un ratito y ya tengo que salir otra vez. Hacemos bailes, cumpleaños, festivales, fiestas patronales, carnavales…Vos sabés que en cada pueblo del país hay una fiesta de algo. Y en todos nos quieren. La mayoría ya señó el show mucho tiempo atrás y después vienen nuestros clientes de siempre y nos exigen, pero a veces no podemos responder.
-Y todo por El Bombón Asesino.
-Sí. En algunos lugares los empresarios que solo hagamos ese tema. Es algo medio loco.
-¿Le tenían fe cuando lo grabaron?
-Más o menos. En realidad ya estamos curtidos y sabemos que no pasa por lo que a uno le gusta sino por el gusto de la gente. El tema lo escuchamos, hecho por Juan Baena y su grupo de Santa Fe. Compramos el compacto y lo guardamos. Ese tema puede andar, nos dijimos. Lo hicimos con nuestro estilo y allá fue…Ni nos imaginábamos todo esto.
-Se cuenta que a Diego Torres le pasó algo así con Color Esperanza, de Coty, que entró a último momento en un disco.
-Y sí, pasa muchas veces. Una vez nosotros hicimos un discazo, con muchas canciones de afuera que llenamos de arreglos. Nos encantaba. Y de última pusimos un tema, así como para completar y darle otro tono al disco. ¿Sabés qué pasó? Lo que más gustó fue ese tema…La Chola. ¿Te acordás? “Pero qué tiene La Chola…”
-¿Y no se marean con tanto éxito?
-¡No! ¡Somos gente grande! Hace mucho tiempo que estamos sobre el escenario y siempre supimos bien lo que queríamos, dónde estábamos y hacia dónde vamos.
-Pero ahora los descubrieron los pibes, los llaman de la televisión…
-Y sí. Nos invitó Mirtha Legrand, nos hizo nota Fernando Niembro…gente que por ahí antes ni sabía de nosotros. Muchos se piensan que empezamos ayer. ¡Y el 9 de diciembre próximo vamos a festejar 35 años con la música!
Como se dice, siguió pasando agua bajo el puente. Con El Bombón Asesino, Los Palmeras superaron todo lo que habían hecho antes y se instalaron como un grupo para todos los públicos. De donde nunca más se fueron. ¡Ah! Y no se marearon nunca con la fama.