BETO GODOY VIO SU CRECIMIENTO DE CERCA: VENDIÓ EL PRIMER SHOW Y, ADEMÁS DE SU REPRESENTANTE, HOY ES SU AMIGO

En diciembre, El Guachoón y Beto Godoy cumplirán cinco años de trabajar juntos en BG Shows.

Sin embargo, se conocen desde mucho antes. Del momento en que la banda se sumó a Rey Producciones y debutó en Pasión de Sábado. Es decir, desde el Día Cero de El Guachoón en la movida tropical.

Beto Godoy era entonces uno de los vendedores de la prestigiosa oficina de Reynaldo Lío.

MDT le pidió al  representante que recordara su historia con El Guachoón.

-Una tarde de  febrero 2011 Reynaldo Lío llegó a la oficina con dos CDs, de grupos que se sumaban a la agencia. Nos reunimos con Alan Sabini y nos habló de lo que había traído. Uno era el material de Micky El Cantante y el otro, de El Guachoón. “Escúchenlos y fíjense cuál es el que para ustedes puede andar mejor comercialmente”- nos dijo Rey, con una sonrisa.  

-Tanto a Alan como a mí, Micky nos volaba la cabeza con su voz, su cantar, sus melodías y su ritmo. Coincidíamos en que se acoplaba bastante a lo que se escuchaba en esa época. A Rey le dijimos eso y le aclaramos que El Guachoón no nos gustaba tanto, pero que capaz caía mejor para el adolescente, para los pibes. Reynaldo nos contestó que estábamos equivocados. Que quien iba a andar primero era El Guachoón.  

-Al siguiente sábado, los dos grupos empezaron a aparecer en Pasión de Sábado. Micky salía muy bien también en la tele; se veía más presencial. El Guachoón aparecía como uno más de los grupos para los adolescentes, como El Dipy, McCaco, El Empuje y tantos otros. Para nosotros, era uno más.

-La difusión era pareja para los dos grupos. Después del tercer sábado en la tele de los dos grupos, me llama el recordado colega Agustín Lladser, que en paz descanse. Me pregunta si teníamos al Guachoón y qué precio le hacíamos para llevarlo a Río Cuarto, Córdoba, para dos shows. Una matiné y un boliche. Arreglamos un número y  Reinaldo nos pidió que empezáramos a armar agenda, cosa que la banda debutara y siguiera trabajando, porque no es bueno que arranque y después quede parado.  Salimos a hablar con los empresarios y la respuesta fue buena. Carlos Calamante lo puso al sábado siguiente en La Carpa de Villa Constitución y Brújula en Gobernador Gálvez. Hablamos con otros y nos encontramos con que era factible armarle salidas. Entonces terminamos de darle el okey a Agustín Lladser y El Guachoón debutó en un boliche que se llama Culpa Mía, de Río Cuarto, en la matiné. Explotó. A la madrugada tocó en otro boliche y volvió a explotar. Tuvo tres  sábados de televisión y al cuarto sábado ya estaba trabajando. ¡Increíble!

-A la otra semana hicimos lo de Calamante y también anduvo bien. Desde ahí (creo que era abril 2011), hasta hoy, no paró de trabajar nunca. Las veces que paró fueron por decisión propia de él, porque se tomó días de descanso o vacaciones. Reynaldo Lío tenía razón. Con Alan siempre hablamos de eso. En cambio, lo de Micky no pegó, aunque musicalmente también estaba bueno.

-Por supuesto esto también siempre lo hablé con El Guachoón y él se ríe mucho de lo ocurrido.  Su primer disco fue un golazo. Tenía a “Vos sos zorra” y “Santurrona”. Pero el gran hit de su carrera es “Yo no quiero un suegro”. Un tema que le marcó su trayectoria. Yo ahí no estaba con él porque ya me había ido de Rey Producciones. No estuve en ese momento de gran furor, pero sí estoy ahora y todavía queda mucho jugo por ese tema, y ya va pasando una generación.

-Al año que El Guachoón arranca me voy de Rey Producciones y recién nos volvimos a encontrar en agosto 2015, cuando se desvincula de SER TV y de Rey. Charlamos y quedamos en seguir hablando. En diciembre 2015 comenzamos a trabajar. Desde el verano 2016 en adelante hasta hoy, no paramos.

-Él es uno de los artistas que me marcaron. Yo arranque haciendo cositas con el amigo Gaby Lorenzo, quien me sumó a su oficina por el 2007. Y mi explosión como manager fue con Ángela, del 2009 al 2010, en la oficina AKKUA. Fue impresionante.  Después me tocó trabajar con otra exitosa, Karina, del  2011 al 2012.

-Fue tan fuerte todo lo vivido en esos años que tuve que bajar un cambio, parar un poco, me independicé y trabajé tranqui con Jambao y La Piedra Urbana, entre otros. Antes que saliera Nene Malo me llamó Bachi, pero no quise agarrar porque tenía la cabeza quemada de la etapa anterior. Me lo perdí. Cuando se dio el gran furor del grupo me arrepentí. Pero no me puedo quejar, porque enseguida vinieron, en conjunto, El Guachoón y la explosión de Ráfaga con “La cerveza”, que me sirvió un montón aunque sólo lo vendía en Buenos Aires.

-Con El Guachoón hicimos un trabajo en conjunto desde el principio. Admiro su profesionalismo, su inteligencia, su paciencia y su forma de manejarse. Hoy, 2020, tenemos el país activo. Significa que de Usuhahia a La Quiaca El Guachoón está totalmente activo. Levantamos el teléfono y si queremos programar cualquier lugar del país, lo podemos hacer. Santa Fe, Chaco, Tucumán, Catamarca, La Rioja, Mendoza, Córdoba, Neuquén, Chubut, La Pampa, Misiones, Formosa… Laburamos casi cinco años para darle presencia al grupo de punta a punta de La Argentina. No morimos sólo en un lugar. En el estatus que está el artista hoy podemos trabajar todo el mes en Córdoba, por ejemplo, que tiene tantas plazas laborales,  pero no lo hacemos porque tenemos la suerte de trabajar en todas las provincias, con todos los empresarios y todos los boliches. Eso es súper importante.

-Fuera del país fuimos a  Chile, Brasil y Uruguay. Tenemos propuesta de otros países, pero no nos interesan por ahora. Uruguay es un mercado que no teníamos muy en cuenta y que ahora está activo para nosotros porque BG Shows está abriendo allí la productora, con El Guachoón a la cabeza. Estamos trabajando en eso para la pos pandemia. Teníamos pedidos, pero no llegábamos con la gente adecuada. Hasta que empezamos a revisar viejos contactos y reactivamos un lindo proyecto.

-Por supuesto uno no sabe con qué se va a encontrar después de la pandemia, pero se está trabajando para ir activando todo en el regreso. El Guachoón siguió grabando, está a pleno, y su gente lo está esperando. Ahora está grabando un feat con “Tu fazo”, un grupo mexicano, y hasta se habla de una posible gira por ese país. Esa sí nos gusta y le pondríamos fichas.

-Con El Guachoón, en lo personal,  excelente 10. Tuvimos mucha coincidencia en el área comercial y personal. Todo 10 puntos. Viajamos a todo el país en avión, en barco, en combi, en mi auto… Siempre bien. Lo que él genera en el interior es muy pero muy bueno. Es un artista que va a seguir creciendo. No tengo dudas. Yo le agradezco a él por lo bueno, generoso, gentil y amable que es con mi puesto de representante. Y siento que hay una amistad buena entre nosotros. Ojalá que sigamos trabajando muchos años más. Que siga haciendo bailar al país, porque es un loco al que no sólo lo quiero yo, sino que toda la argentina lo quiere mucho. Tantos los empresarios como, sus colegas y el público lo valoran mucho. Es un loco lindo, un gran tipo, un amigazo, al que yo no le tuve fe cuando escuché por primera vez sus temas, jajaja, pero que me sorprendió y me sigue sorprendiendo día a día.